?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Breve Introducción (que no es para nada breve)

Bueno, tengo menos de una hora para escribir esto pero en lugar de sentirme presionada o incómoda por el limite de tiempo, simplemente lo tomaré por lo que es: un reto.
NaNoWriMo siempre es un reto.

Año tras año, encontrar un espacio en el día para sentarme y escribir sin filtros ha sido... difícil. Me cuesta creer que empecé con este reto en el 2012. Desde entonces, cada Noviembre, sin importar las cosas raras, extrañas, complicadas o dolorosas que estén pasando... siempre me regalo el tiempo para ponerme a escribir.

Y en ocasiones, he tenido el honor y el placer de compartir con ustedes el resultado de ese esfuerzo. Años pasados he compartido mis escritos de NaNo con ustedes. Otras veces, me desahogo en silencio. Escribo historias que necesitan pulir y que me han estado dando vueltas en la cabeza, pero que sé no tienen futuro y que simplemente tenían que salir de mi sistema. Los primeros años me adherí a las reglas de NaNo al pie de la letra. Mis primeros escritos fueron novelas. Recuerdo que la primera tenía que ver con el fantasma de una chica y poderes elementales. Mi segunda novela fue una cosa cursi y estúpidamente azucarada. Seguro lleno de frases clichés y demostraciones de amor superficiales y vagas.

No tengo idea de dónde estén esos escritos ahora. Probablemente en una de las memorias externas viejas de mi padre. Quizás un día de estos debería echarme un clavado y buscar.

Pero definitivamente no será este mes. Oh no. Noviembre este año es una locura y temo por mi productividad y sí, sé que digo esto cada vez que empieza NaNo... pero tengo miedo de fallar y no alcanzar la meta de 50,000 palabras para el final del mes. Haré un esfuerzo. Veré si compartiré mis escritos este año o si mejor, me reservaré a este proyecto de forma privada. Aún no lo sé. No he tenido tiempo para pensarlo, para meditarlo, para decidirlo.

Simplemente me dejaré fluir y mantendré la esperanza de que esto se mantendrá interesante de una u otra manera; tanto para mis lectores (si es que los hay) y para mi. Hoy en la mañana no tenía idea de qué quería hacer para NaNo este año. Pero después de revisar la memoria de mi celular y caer en cuenta que todo el tiempo, a cada instante, estoy tomando fotografías de todo lo que observo, llegué a la conclusión de que eso es algo que me gustaría cambiar.

No, no me malinterpreten. Seguiré tomando fotografias (y video) de todo lo que me rodea de forma cuasi religiosa until the day I die. Pero ya me cansé de tener miles de fotos que no hacen nada más que estar atoradas en mi celular. No las subo a Facebook, no las organizo, ni siquiera twitteo todas. Tengo fotos, recuerdos atoradas, memorias sin voz. Sólo imagenes que pueden significar una cosa sencilla para cualquier persona que la ve, pero que para mi, evoca un recuerdo. Un momento en mi vida. Una conversación interna. Una historia.

Y es por ello que este año mi proyecto para NaNo se llama: Photo Memoirs.
Usando fotos que he tomado en el pasado, relataré cortas historias, recuerdos, pensamientos del pasado, conversaciones con personas que estuvieron (y que quizás aún están)... en fin. You get the idea.

Acabo de revisar y llevo 554 palabras y han pasado 15 minutos desde que empecé a escribir. He decidido tomarmela un poco más tranquila y tomarle tres sorbos a mi Toffee Nut. Delicioso. Me alegra de sobremanera encontrarme aquí de nuevo. En Noviembre. Siempre es un mes de reflexión y de creación para mi. No me considero artista, pero si me considero creativa. Y tener una excusa, una meta, un reto... todo eso me encanta. Me motiva a seguir aquí, a pesar de que mi Livejournal ha pasado por períodos extensos de silencio. Mi blog/diario/livejournal es mi espacio seguro. Mi hogar. Mi diario virtual.

Y será un honor para mi compartir con ustedes un viaje loco más.

#NaNoWriMo 2018 is here.
Let us begin.

....

Photo #1
Badly Lit Start



Sé que el punto de todo esto es escribir memorias, historias, conversaciones, recuerdos o anécdotas interesantes sobre el pasado. Pero también considero importante recordar mi presente. Aquí y ahora, esto es lo que se encuentra frente a mi: Un toffee nut que no está en el menú pero que me prepararon con cariño porque soy miembro Gold de Starbucks, la Macbook que le compré a mi padre hace menos de un mes y pésima iluminación para una fotografía.
Y esta foto representa más o menos el espíritu de NaNoWriMo para mi. No todo debe ser bonito, colorido, alegre o bien iluminado. Habrá párrafos torpes, palabras repetidas, errores gramaticales, ortográficos y probablemente pensamientos incongruentes.
Pero es un inicio. Imperfecto, como yo. Pero importante. Porque el primer paso siempre es el más difícil, y resulta bastante doloroso poner expectativas altas de un proyecto que está incompleto por el simple hecho de que aún no existe. Es por ello que esta primera foto es oscura. Es una representación poética visual de la incertidumbre que yace en mi futuro.

Eso, y porque el Starbucks está lleno de estudiantes universitarios apanicados por examenes parciales y no había ningún otro lugar disponible que tuviera una conexión cerca.

Fun fact: La página de NaNoWriMo ha estado fallando mucho últimamente. Para tomar esta fotografía, tuve que regresarme en mi navegador de Google Chrome, ya que cuando refrescaba la página, sólo me salía un error 503. Supongo que al ser el primer día de Nano, y que muchas personas están tratando de actualizar la cantidad de palabras que llevan escrita, el servidor está batallando ligeramente.

Pero aquí estamos. Escribiendo. Inmortalizando. Recordando.
En media hora debo ir al sexto piso del edificio CIAP (el edificio con angelitos donde llevé materias que compartí con estudiantes de otras carreras) y dirigirme a un grupo de jóvenes de nivel preparatoria para apoyarles y enseñarles el proceso para compartir una historia de amabilidad desde la página de la UNESCO. Es parte de una campaña en la que estoy trabajando ahorita, #KindnessMatters . Es una campaña bonita. Resuena con mi corazón. Espero poder desempeñar un buen trabajo, aunque no he tenido mucho tiempo para prepararme. Es en parte por eso que ahora me encuentro en el Starbucks: Está encaminado al edificio en el que debo de estar en media hora.

Eso, y una invitación que hice que no recibió respuesta. Eso tiene un poco más de backstory, pero debo de ser breve: Me acaban de notificar de que aún no tenemos premio para el equipo ganador para la actividad que correré con los chicos en 25 minutos, así que debo de empezar a cerrar esta narrativa. Es probable que yo tenga que ir a buscar el regalo.

Desde mi cumpleaños tuve una discusión con una amistad. No habíamos intercambiado palabras desde entonces, aunque nuestros caminos sí se cruzaron por coincidencias curiosas y le agradecí por el regalo de cumpleaños que me había mandado a la distancia el día de mi cumpleaños: una felicitación musical.

Recibió mi agradecimiento de forma tranquila y pensé que todo estaba en paz. Igual, no volvimos a hablar, sea por voz o escrito, hasta que hace dos días me escribió comentandome que la temporada de Toffee Nut estaba de regreso y me preguntó si me interesaba ir por uno. Accedí.
Luego me canceló porque resulta que tenía un compromiso previo, pero ya sabía yo que nuestros caminos se volverían a cruzar eventualmente. Supongo que gracias a las vueltas de la vida, he aprendido a ser más paciente. Mucho más.

Hoy le pregunté si tenía disponibilidad antes del evento que tengo con los chicos de prepa. Me contestó que estaba libre, y le propuse vernos en el Starbucks en el que me encuentro ahorita. Tenía cerca de una hora y media libre antes del evento al que debo de atender, así que pensé que estaría bien vernos y tomarnos un café.

Pero no recibí respuesta. Así que de todas formas, decidí venir acá y aprovechar mi tiempo para empezar NaNoWriMo y al menos definir cuál será el proyecto de mi NaNo este año. Ordené mi Toffee Nut, me senté y tomé esta foto.

Y es curioso, que mientras escribo estas palabras, mi amistad me acaba de escribir y confirmar que viene en camino, aunque sólo quedan 20 minutos antes de que deba de estar el sexto piso del CIAP. Supongo que no podremos hablar mucho, pero me dará gusto saludarle. De momento, debo cerrar esta entrada porque aún tengo pendiente darme una vuelta en la tienda de regalos, mandar fotografías y precios, definir si van a necesitar que compre algo para el equipo ganador.... y ver a mi amigo.

Off I go. For now.

Wordcount: 1474

Profile

makeiri
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

November 2018
S M T W T F S
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow