?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

La vida es curiosa a veces. Hay muchas cosas con las que podría empezar esta entrada (que está centrada en cosas que sucedieron el día de hoy) pero he optado por iniciar con una parte de mi día que a veces omito en la rutina: el desayuno.

Si no tengo razón para levantarme temprano, normalmente despierto alrededor de las diez de la mañana. Justo después de despertar, no tengo apetito. No es sino hasta dos o tres horas después de levantarme que en ocasiones me empieza a dar un poco de hambre, pero la verdad es que mi verdadero apetito suele despertar por eso de la una de la tarde.

Si es después de las 12, ya no se puede llamar desayuno. ¿Correcto?
Es por ello que yo suelo brunchear o, como a mi me gusta decirle, Comidesayunar.

Desde que llegué a Cancún eso ha cambido, tho. Me gusta acompañar a mi tía Paty a la hora de su desayuno, ya que podemos charlar un rato antes de que ella deba alistarse para salir a dar sus clases. El día de hoy me preparó huevos estrellados de desayuno y le quedaron tan bonitos que no me pude resistir y (como siempre suelo hacer con mi comida) le tomé fotito a mi desayuno.

Hasta me tomé un té de jamaica que fue el acompañante perfecto para el platillo.



Después de eso, me puse a revisar cosas prácticas para el sábado. La boda de Brenda y Jimmy es en Tulum y necesitaba organizar mi transporte de ida y regreso, sin mencionar que debía buscar dónde hospedarme para esa noche. Fueron principalmente pendientes administrativos los que estuve resolviendo, pero me sentí alegre y productiva. El sol brillaba y parecía que iba a ser un buen día.

Y lo fue.

En la tarde, de sorpresa, mi prima Zigeel llegó a la casa para acompañarme a la hora de la comida (mi tía Paty había salido a dar clases, así que me encontraba yo a solas con el gatito). Zigeel está en los últimos días del semestre y con mil y un pendentes, pero aún así hizo tiempo para estar conmigo un ratito y eso me hizo sumamente feliz. Entre charla y risas, disfrutamos una deliciosa comida juntas.



Zigeel tuvo que regresar a la universidad, pero antes de irse me mencionó que parecía que iba a llover. Cerró las ventanas y se despidió animadamente. Yo me senté en el sillón del cuarto donde me estoy quedando y decidí que me daría el lujo de editar un video que he tenido guardado desde Semana Santa: mi haul de Miniso, enfocado a mis cosas de mis ositos favoritos, we bare bears.



En el proceso de edición, tho, fui interrumpida repetidamente por Mamoru, el gatito.








Un poco de backstory: Originalmente llegaron 3 gatitos a la casa de mis familiares que viven en Cancún. Como eran 3 gatitos, había muchos nombres en qué pensar.

MI tía Paty veía que a cada rato yo ranteaba de lo maravilloso que era Miyano Mamoru, así que un día se sentó conmigo y me preguntó si el nombre de Mamo significaba algo en específico. Cuando le mencioné que Mamoru (まもる, マモル) significa proteger, le brillaron los ojitos y decidió que de ese punto en adelante uno de los gatitos se llamaría así.

Eventualmente los otros dos gatitos se fueron de la casa :(
Pero Mamoru (también conocido simplemente como "el gordo") sigue aquí y quiere recibir toda la atención, cariño y apapacho que pueda. Es totalmente diferente a Google, en el sentido de que el se deja abrazar y ADORA que lo carguen, mientras que mi peluda sale corriendo cada vez que la quiero apapachar de más.

Eventualmente terminé de editar el video y lo dejé subiendo a Youtube alrededor de las cuatro y media de la tarde. (Nota, es la una y media de la mañana y apenas va en 59%. Sufro). Ya que Mamo había sido sumamente paciente conmigo, decidí acurrucarme con él y descansar.

Fui despertada por la lluvia. Llovió, y llovió mucho. Después me enteraría que hasta granizó. Fue una experiencia curiosa, aunque he de admitir que la brisa que acompañó a la lluvia me hizo bien. He estado resfriada, pero el olor a tierra mojada me llenó de energía y ánimo. Me gusta ver llover.

Hoy mi amigo Damián me mandó un mensaje por whatsapp que me hizo sortar una carcajada y sonreír como si no hubiera un mañana. Su regalo de Navidad, un Totoro verde que le compré en el museo Ghibli, hoy tuvo su primer viaje y aventura. He aquí la foto que me mandó Damián:



Fuente: Damián Cantú. All rights reserved.

Me sentí agradecida de que Totoro pudiera conocer nuevos aires y aventuras. Voló desde Japón y había pasado cerca de cuatro meses encerrado en una caja de regalo Navideña, esperando su momento. Ahora sé que vivirá muchas aventuras acompañado de Damián. Eso me alegró mucho. Seguí trabajando.

¡Ah! Hay una aplicación (que ya había bajado, pero que he vuelto a redescubrir) que me ha servido bastante para enfocarme en hacer mis pendientes del día. La aplicación se llama Forest y te deja plantar arbolitos en tu celular, asegurando que no uses tu celular para distraerte mientras te encuentras trabajando en algo más.

Sé que suena chistoso, pero funciona y me ha servido bastante para poderme enfocar. Eventualmente, si reúnes suficientes monedas, puedes incluso plantar árboles bajo tu nombre en la vida real. También le puedes poner tag a tus actividades, así que te sirve para medir qué tanto tiempo estás invirtiendo en diferentes actividades.

Por ejemplo, esta fue mi gráfica del día de hoy. (¿Ayer? Digo, técnicamente ya pasó medianoche, así que sí... ayer)



(Sí, ese 30% fue mi super power nap con Mamo the kitty cat)

Ahorita estoy usando Forest para dedicarme a escribir esta entrada de Livejournal y nada más. Acabo de descubrir que también tiene una extensión para Google Chrome y estoy muy emocionada por ello. La pondré en acción mañana, ya que aún hay varios pendientes del Doctorado que debo terminar.

Zigeel regresó alrededor de las 10 de la noche. Cenamos juntas y platicamos un poco. Me comentó que tiene una tarea en la que debe grabar y editar un programa de radio para su clase de Cultura. Sugerí algunas ideas para el tema que quería tratar... y sus ojitos empezaron a brillar y me preguntó si estaría dispuesta a ser entrevistada para su tarea.

La verdad es que mis oídos siguen tapados y mi voz sigue rasposa. Pero siempre me ha encantado improvisar y editar video y audio, así que le dije que no había problema. Zizi sacó una libreta y empezó a escribir a mano el guión para el programa, pero (francamente) mis ideas llegaban muy rápido y a la pobre no le daba tiempo para seguir mi dictado. Eventualmente terminé tomando la laptop de Zigeel y en menos de 10 minutos ya tenía todo el diálogo preparado.

Nos tomó 4 intentos de grabación lograr la entrevista, principalmente porque Zigeel era la primera en hablar y yo era la que activaba el micrófono. Contábamos hasta tres, pero luego Zigeel reía y yo terminaba riendo con ella, arruinando la grabación.

En total nos tomó menos de 20 minutos terminar la grabación, pasarla a la computadora y editarla con iMovie. Fue un proceso divertido y Zizi me preguntó porqué no había elegido una carrera relacionada con edición de video, audio, media o comunicación en general. Sonreí pero le aclaré que aunque me encanta hacer ese tipo de proyecto, la verdad es que sabía que me encontraba en el camino indicado: la educación es un tema que me apasiona y estoy sumamente interesada en aportar con mi granito de arena en la investigación de varias de sus ramas.

Zizi anda terminando su presentación para mañana y yo estoy escribiendo acá. Creo que después de publicar esta entrada jugaré un poco de Pokémon, abrazaré un rato a Mamoru el gato y me iré a descansar. Ha sido un día largo pero productivo. Me siento alegre y motivada.

También tuve la fortuna de sacar una SSR de un solo yolo....



y enterarme que MIYANO MAMORU SALE EN LA PELICULA DE GODZILLA.




Ahh... ahora tendré que verla. Pero bueno, ya me encargaré de eso después.
Es hora de breedear algunos Growlithes y acariciar un gatito.

Me alegra volver a escribir por acá. Procuraré que sea algo un poco más seguido.

Buenas noches,

M

Profile

makeiri
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

November 2018
S M T W T F S
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow