?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Too many things going on

Hola. Hace tiempo que no escribía por acá.
Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo. Vienen grandes cambios y en más de una ocasión me he sobresaturado de pendientes y cosas por hacer, lo cual ha resultado en dejar de hacer aquello que no es "necesariamente urgente", como actualizar mi Livejournal.
Sin embargo... he llegado a la conclusión de que para mi SI es importante escribir, más aún cuando están pasando tantas cosas en mi vida que quiero recordar.
So here we are. Back at it again.


Es altamente probable que llene este espacio de más y más spam en los próximos días, pero... me siento alegre de ello. Hay muchas cosas que quiero compartir. Mucho que quiero inmortalizar por acá.

Supongo que podría empezar por mi situación actual: Me encuentro en Cancún, escribiendo esto en un hermoso escritorio de madera que mi familia que vive acá me ha proporcionado muy amablemente para resolver mis pendientes y tareas. No he salido el día de hoy, aunque siento que el mar me llama. Por un inconsciente acto de desamor propio (porque francamente no se me puede ocurrir otra razón para hacer algo tan estúpido) me fui a dormir con el cabello mojoda el sábado por la noche y desperté con la garganta inflamada y los oídos tapados.

Mis defensas estaban bajas, pues había estado llorando mucho los días anteriores (escribiré un poco más sobre eso después) y creo que ir a dormir con mi cabello empadado fue la gota que derramó el vaso. Intenté tomar un té caliente, atascarme de vitamina C, comer saludable y no hablar demasiado. Pero no sirvió de mucho. Me sentía enferma y torpe, lenta e inútil. No podía pasar mucho tiempo al frente de la computadora para trabajar, mis ojos se entrecerraban y llegó un punto en donde la fiebre me dejó entumida.

Fui a constular y me confirmaron con la magia de la tecnología (y el amable consejo de una doctora bastante jovencita pero profesional) que en efecto... me había enfermado de gripe. Wohoo. BIen hecho, yo.

Sigo recuperándome. Me he sentido cansada y lenta estos últimos días. El viaje en avión de Monterrey a Cancún fue una ligera tortura y estoy bastante segura que me salieron lagrimitas de dolor en pleno vuelo por mis oídos tapados. He de admitir que me llegue a sentir tan mal el Domingo en la noche que consideré seriamente no viajar y quedarme en casa reposando.

Pero mi querida amiga del Doctorado, Brenda, se casa el Sábado, y desde hace más de un año le prometí que estaría ahí. Esa clase de promesa son las que más me importan, así que tomé mi medicina, procuré dormir mucho... y me esforcé por reunir el valor de subirme al avión y llegar acá.

En el avión pasaron algunas cosas chistosas. Por ejemplo, me tocó sentarme justo al lado de la turbina del lado derecho. Esto me dio un poco de estrés después de leer una noticia que me comentaron la semana pasada sobre un accidente que sucedió justamente porque una turbina de un avión comercial explotó, matando a la persona que estaba sentada al lado de ella.

A pesar de eso, intenté calmarme un poco y recordarme que mi paranoia aviaria era sólo eso: paranoia. Después, una pareja de chicas (aunque ya más grandecitas) se sentó al lado de mi. En más de una ocasión me pidieron que les tomara fotos o que usara su celular para tomarle foto a la ventana del avión. Accedí a lo que me pedían, aunque una de ellas notó que mis manos temblaban y sudaban como si no hubiera un mañana. Estuvo a nada de llamar a una azafata por miedo de que quizás me estuviera dando un ataque de algún tipo, pero entre risas forzadas y a regañadientes le confirmé que para mi esto era normal cada vez que me subía a un avión.

Y luego... empezó la turbulencia.
Había una tormenta al lado de nosotros.


No se ve muy claro, pero trust me... there was a Thunderstorm right next to us.
Y el avión se movía de arriba para abajo, principalmente por las bolsas de aire que había alrededor de la tormenta. Durante todo el trayecto estuve escribiendo en mi libreta y mirando por la ventana, nerviosa.
Pero eventualmente llegamos a Cancún y fui recibida por el lindo Spiderman que siempre me saluda cuando llego a esta parte del mundo.



En fin... hay mucho de lo que quiero escribir, pero aún hay varios pendientes del Doctorado que tengo que resolver, así que terminaré esta entrada aquí. Mi tía Paty (she is the sweetest) me acaba de traer palomitas y agua fresca de piña y me siento como la persona más consentida y apapachada del mundo. Con tanto cariño a mi alrededor, sólo es cuestión de tiempo para que me recupere.


Nos leemos pronto,

M

Profile

makeiri
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

October 2018
S M T W T F S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow