?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Regalos, Melodías y Reflexiones

7 de noviembre de 2016
7:40 pm




Mi Sorpresa Musical

A veces recibimos regalos que no esperamos.
Puede ser algo sencillo, como la la sonrisa de un extraño. La risa de un niño jugando a unos metros de ti.
Incluso puede ser un golpe de buena fortuna, un billete tirado en la calle, el reencuentro con un viejo amigo que extrañabas...ejemplos hay muchos y sé que ustedes me entienden.

El punto es que a mi me tocó recibir un regalo que definitivamente no esperaba hace unos días.
Un mensaje de un amigo que he visto pocas veces, pero que me ha animado muchísimo durante este período de mi vida, transformó mi tarde.

Es curioso.
Hemos jugado ajederez, hablado de literatura... incluso una vez lo vi dibujar y me quedé impresionada por su técnica y talento.
Puesto de manera sencilla, es alguien a quién admiro muchísimo. Lamentablemente, por horarios y demás, no suelo frecuentarlo mucho (de hecho, creo que lo he visto en persona menos de seis veces en total) así que fue una enorme sorpresa para mi cuando recibí el siguiente mensaje:

"Monse, grabé algo para ti... una pieza bastante graciosa que siempre me ha agradado. Me acordé de ti cuando la tocaba, así que te la dedico, pues sé que no han sido los tiempos felices! Espero te saque una pequeña sonrisa... créeme cuando te digo, las personas como tú no se quedan solas, lo he visto... Es el Rondo alla Ingherese de Beethoven. (Y disculpa la pésima calidad del audio... es lo mejor que se pudo, y aparte no es un gran piano que digamos)"

Anexado al mensaje, un audio de cinco minutos que me puso nerviosa y emocionada me esperaba.
He aquí el audio en cuestión:



Lamentablemente, me encontraba fuera de mi casa y quería escuchar con detenimiento tan bello regalo. Le contesté de inmediato, diciendole que lo escucharía al llegar a mi hogar.
Su respuesta también me hizo sonreír.

"Rayos... no esperes nada muy extraordinario. Sólo un detallito..."

Quiero recalcar que todo lo que está en comillas son sus palabras exactas, por cierto. No he editado ni cambiado nada.
No revelaré quién es, pues le pregunté si podía escribir de esto en mi NaNoWriMo y después de que me dio luz verde, pregunté si prefería que no mencionara su nombre. De forma gentil me dijo que sí prefería el anonimato, pues le daba un poco de pena.

Realmente no entiendo porqué es tan tímido, pues nada me gustaría más que decirles quién es y motivarles a que le digan el excelente pianista que es, pero respetaré sus deseos.

Sea como sea, escuché la canción al llegar a casa y terminé llorando de la emoción. No entendía qué había hecho para merecer una sorpesa así. Un regalo tan inesperado y tan especial.

Son fragmentos así, pequeñas melodias alegres, fuertes y entrelazadas, las que elevan mi corazón y me dan ánimo para salir adelante y superar el día con día.

No sé bien porqué pensó en mi al practicar esta pieza, pero me siento profundamente halagada.

También me entró mucha nostalgia por tocar melodías propias.
Cuando era más pequeña, me la pasaba tocando el piano y descubriendo nueva música por conquistar.

Mi último recital de piano fue hace ya... ¿tres, cuatro años? He perdido la cuenta y también la habilidad de tocar el piano. Es necesario practicar, y no lo he hecho en mucho tiempo.

Eso sí, la músia siempre ha formado y seguirá formando parte de mi rutina diaria. Especialmente la música clásica. Crecí con ella, pues desde pequeña mi padre me entrenó para identificar compositores clásicos, barrocos, etc. (Si quieren saber, Joe Hisaishi es mi compositor favorito pero siempre habrá un lugar especial en mi corazón para Mozart. Ese genio y su música siempre me alegran, sí o sí).

Nunca me habían dedicado una canción de Beethoven. Ahora puedo quitar eso de mi Bucket List. Wohooo (?) Jaja
Fuera de broma, though... realmente fue algo que me tocó el corazón y que me dejó casi sin palabras. Quería escribir sobre esto, más que nada para agradecer a *insertar nombre aquí* por tan bello detalle e interpretación. De una u otra manera quería inmortalizar el efecto que su regalo tuvo en mí y de lo muy afortunada que me siento de tener a una persona tan brillante y capaz como mi aliado, mi amigo y mi colega.

Gracias.

~ ~ ~

Sobre Regalos

La verdad es que para mi NaNo de hoy, me gustaría profundizar un poco en el tema de los regalos. Especialmente de los regalos que damos y recibimos, incluso cuando no nos damos cuenta.
Por ejemplo, tú puedes estar escuchando o leyendo en este momento, pensando que no me estás dando nada de ti.
Pero me estás regalando tu atención en estos momentos, y creo que ese es uno de los regalos más bellos que uno puede recibir.

Todos los días hay regalos que tomamos por sentados, como el regresar a casa después de un día largo de trabajar y tener una almohada suave y fluffy en la cual reposar las ideas. Poder escuchar la voz de tu mamá cuando marcas a su celular sólo para contarle de tu día o preguntarle cuál es el producto que se usa para quitar manchas de tus zapatos de piel. Cenar algo calientito y delicioso o poder trabajar hasta el amanecer porque tienes luz en tu cuarto que te permite continuar incluso después de que el sol se ha escondido.

Son detalles. Pequeños lujos que deberíamos agradecer.
Por ejemplo, algo tan sencillo como una estable conexión a Internet puede llegar a ser un regalo hermoso. Gracias a Internet, he podido conocer y crear amistades que ahora son de los pilares más importantes en mi vida.

Y pues...yo tengo algo que confesar el día de hoy.
La verdad es que... soy adicta a los regalos.
Y no, no soy adicta a recibirlos.
Soy adicta a darlos.

No sé cómo explicarlo, pero siempre me nace dar. Es la sensación más bonita, poder alegrar un poco a alguien con un detallito que te nació y que pudo hacer una diferencia en su día.

¿Y lo más extraño...? Incluso si no soy yo la que da el regalo, me encanta ver cómo personas reciben. Especialmente cuando quien da, es alguien a quien quiero.

Encontré el siguiente escrito en una libreta vieja. Tengo que confesar, cuando me topé con estas palabras tuve emociones conflictivas. En parte me alegró leerlo. En parte me entristeció.

Cuando lo escribí, yo estaba en una relación amorosa con esta persona. Acababa de regresar de un viaje por cuestiones del trabajo y traía consigo regalitos que repartió alegremente entre familiares y amigos. Incluso se tomó la molestia de traerle detallitos a mi hermana. Detallitos simples, como stickers y cosas así, que de hecho ella aún tiene pegadas en su laptop.

Me entristece un poco releerme ahora, por obvias razones. Pero creo que el significado detrás de este escrito va muy vinculado con lo que estoy tratando de transmitir por medio de esta entrada, así que aquí va.

~ ~ ~

El Mejor Regalo

Ayer me tocó ver una expresión en sus ojos que no había visto antes.
Era un brillo de anticipación, la emoción de traer un regalo en brazos, la alegría mezclada con cansancio después de un viaje largo.

Vi cómo silenciosamente entregaba regalo tras regalo, apretando los labios ligeramente, conteniendo un poco la respiracón al esperar ver la reacción de las personas que quiere.
Y siempre, sin falta, vi sus ojos brillar cuando la otra persona reaccionaba emocionada o feliz con el regalo que recibía.

"Siempre que consigo regalos, compro lo que me recuerda a esa persona..."
Me había comentado esto hace tiempo, y la verdad es que me identifico.
Cada vez que me topo con algo que me recuerda a alguien, si tengo los medios para hacerselo llegar o entregarselo en persona, lo hago.

Pero esta era mi primera vez viendole repartir regalitos y esperar una respuesta.
Y siempre que sus esfuerzos eran agradecidos o reconocidos, sonreía y asentía ligeramente la cabeza, como diciendo, "He hecho algo bueno."

Y yo me sentía feliz de verlo feliz, se me desbordaba el alma al verlo sonreír así.

Ay, pero creo que no entiende que el regalo más bonito para todos es que está aquí, que regresó con bien.
El regalo más bonito es su compañía, su voz, sus chistes y su sonrisa.

Atesoraré los regalitos que me trajo, pero más atesoraré que está aquí. Que está bien.
Que está conmigo.

~ ~ ~

....
Excepto que ya no lo está.
Al menos no como antes. Pero ahora comprendo que partir también puede ser un regalo, aunque quizá sea uno de los más difíciles de comprender y aceptar.

¿Qué regalos has recibido hoy? ¿Qué regalos has dado?
Tu compañía, tu tiempo, tus pensamientos, tu sinceridad... todos estos son regalos.

Tu presencia es un regalo en este mundo, pero a veces eso se te puede olvidar.
Así que aquí estoy yo, escribiendo esto para recordarte que no existe ni existirá jamás nadie que sea exactamente igual a ti.
En este tiempo-espacio, en este fragmento de ilusión... quién eres y lo que haces con ello marca una diferencia para más de una persona.

Incluso si es algo insignificante, como intercambiar un saludo amable con la persona que te atiende en un restaurante, puede que tu trato amable le haya calmado un poco después de haber recibido un regaño insensible de su coordinador.

Estás aquí.
Y eso hace una diferencia.
Lo que quieres compartir con las personas que te rodean HACE una diferencia.

No se necesita gran cosa para dar regalos que toquen el corazón.
Basta con la intención de hacerle saber a alguien que te importa, que es valioso, que lo que está viviendo no será el final, sino una oportunidad de superarse... para dar una caricia al alma y abrir el corazón.

¿Y sabes qué es lo más curioso de todo?

Que tu oportunidad de simplemente estar aquí, también es un regalo.

Así que aprovéchalo y anímate a hacer pequeños detalles que multipliquen la alegría a tu alrededor. Ten el valor de mandar la canción, el dibujo o el mensajito de buenas noches que estabas dudando valía la pena mandar.

Todo vale la pena. Todo importa.
Cada acción que nazca de una intención positiva y amorosa es un regalo.

Es sólo cuestión de abrir los ojos (y el corazón) para darte cuenta de que hay regalos siendo intercambiados en cada instante, en todos lados, empezando por el hecho de que estás con vida y que en este momento, puedes decidir una mejor forma de ser.

En este instante, puedes proponerte cosas nuevas. Puedes comunicarle a alguien que te importa.
Puedes crear algo y compartirlo con el mundo.

Puedes simplemente SER.
Y con eso, ya estarás dando un hermoso regalo.

Así que date tu valor y comparte más de ti.
El mundo te necesita.


Wordcount: 17,526

Tags:

Profile

makeiri
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

November 2018
S M T W T F S
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow