?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

NaNoWriMo - Day 6

6 de noviembre de 2014

A veces las cosas no salen como las planeamos.
Y es en ese momento en el que no nos queda de otra más que aceptar que no todo siempre va a resultar como lo habíamos esperado y eso no es necesariamente malo.

Más de una vez me he sorprendido porque algo que yo pensaba que era para mal resultaba siendo para mi mayor beneficio a la larga.
Lo único que me hacia cambiar de parecer entre una perspectiva y otra era un factor esencial que no se puede comprar u obtener por otro medio más que esperar: Tiempo.

El tiempo ayuda a enfriar la cabeza. A veces las emociones son demasiado fuertes, cegando nuestro criterio y nublando nuestra vista.
Que más me gustaría que poder mantener una cabeza fría y estable bajo cualquier circunstancia!

Pero no puedo mentirme. No soy esa clase de persona. De hecho, creo que soy el contrario de eso.
Soy la clase de persona que se guía demasiado por sus emociones. Y en la pasión del momento, puedo decir muchas cosas de las cuales me termino arrepintiendo días o inclusive horas después.

No tengo alguna maquina del tiempo que me pueda ayudar a evitar esas palabras hirientes o esas actitudes innecesarias que he adoptado a lo largo del tiempo y que han herido a personas cercanas a mi. No puedo hacer nada en estos momentos respecto a una situación que simplemente no pude resolver y que me dejó con un mal sabor de boca.

Es una combinación extraña entre molestia y resignación. Sé que simplemente es una idea, pero igual me siento lo suficientemente incómoda por ello que en lugar de escribir sobre mis Navidades en la ciudad de México o las razones de porqué el juego de Majora's es un gran motivante para ahorrar me encuentro aquí. Escribiendo sobre esto.

Ahora que lo pienso, todo esto puede no tener sentido y ser cero motivante, pero es lo que está pasando por mi cabeza. Son las once de la noche y tengo que escribir NaNoWriMo, pase lo que pase.

Intentaré cambiar un poco el tema y distraerme de esa decepción que eventualmente tendré que digerir.

Veamos... de qué puedo escribir ahora?

Oh! Mi prima Yanel y su amiga Diana están de visita. Al parecer mañana (y todo el fin de semana) estarán yendo a conferencias que les ayudará para idear un plan para su nuevo negocio.

Como ha estado lloviendo y Yanel nunca había venido al departamento, le dije que nos veíamos en la entrada de la universidad y que de ahí yo le guiaría al departamento.

Cuando salí apenas estaba lloviendo, realmente no se sentía mucho frío. Me tomé la libertad de salir sin un paraguas, principalmente porque:

a) No estaba lloviendo mucho y
b) Tenía que ayudarle a ambas con sus maletas y tener las manos libres era clave para que eso funcionara como lo tenía planeado

Estuve esperando un rato para que llegaran. En ese rato que estuve parada, no una, sino DOS personas que también estaban paradas frente a la univerisdad esperando que pasaran por ellas se ofrecieron a compartir sus paraguas conmigo.

Primero fue una chica con una linda sonrisa y un suéter rojo. Su paraguas era color rosa y ella olía a flores. No hablamos mucho, pero sentí bonito que se animara a compartir conmigo su paraguas a pesar de que las gotas que caían del cielo eran ligeras y poco seguidas.

Después de que pasaron por ella y nos despedimos con sólo gestos y sonrisas tímidas, no pasaron más de 2 minutos hasta que un chico alto se ofreciera a cubrirme de la "lluvia". (Yo lo llamaría más como una ligera brisa con gotitas diminutas, pero ustedes comprenderán)

Tuve suerte. Había personas amables allá afuera el día de hoy.

Eventualmente pasaron por él también y de nuevo me quedé sola esperando.
Me empecé a preocupar un poco porque llevaba tiempo sin recibir mensaje de Yanel. Así que caminé hacía la entrada de la universidad para ver si podía recibir señal de internet para preguntarle cómo iban las cosas.

Tan sólo me acerqué a la puerta, escuché atrás de mi pasos acelerados. Al voltear, pude ver a mi prima sonriente y emocionada caminando hacia mi dirección.

No había visto a Yanel desde... uff! Diciembre del año pasado. Era mi primera vez que veía a mi prima desde que regresé de Japón. Caminé hacía ella pero para mi sorpresa Yanel no bajo su velocidad y terminamos abrazandonos como en las escenas de película cuando hay un reencuentro significativo para la trama.

En ese abrazo pude sentir muchas cosas. Primero que nada, un profundo amor que Yanel irradiaba y que me envolvía como la manta más suave y cálida del universo. También pude percibir su emoción y un toque de nervios, probablemente porque acaba de viajar sola con su amiga y este proyecto que trae en puerta es un antes y un después en su vida. Sea como sea, la conexión que tanto anhelaba sentir con ella se presentó sin mayor esfuerzo y agradecida por ello, le abracé con un poco más de fuerza.

Creo que para ese punto se me había olvidado por completo que estaba "lloviendo".

Yanel y Diana llegaron sanas y salvas al departamento y después de acomodar un poco sus cosas, salimos juntas a cenar unos delicosos taquitos. Ha sido bonito tiempo de platicar y reír un rato, pero eventualmente tuve que retirarme de la platica y venir a sentarme en mi sleeping bag para ponerme a escribir para NaNo.

(Y si, hoy dormiré en un sleeping bag porque estamos teniendo una super piyamada durante el fin de semana. Yo fui quien se postuló para ser la que durmiera en el piso, principalmente porque quiero que las visitas se sientan a gusto pero también porque tengo la vaga esperanza que dormir en el suelo me traiga recuerdos de Japón (sí señor Futón, estoy pensando en usted) y que eventualmente eso me inspire para poder escribir un poquito más para NaNoWriMo a la larga. Ahem. Sí.)

Supongo que fue un poco de mala suerte que me topara con pared respecto a algo que era muy importante para mi antes de ponerme a escribir, pero ya me siento un poco más tranquila. Tal vez no salieran las cosas como yo esperaba en el momento en el que yo quería, pero confiaré que lo demás ser irá poniendo en su lugar en el momento adecuado si yo me mantengo firme y con la plena confianza que si es lo que debe de ser, será.

Yanel acaba de entrar a mi cuarto con mi alcancía de Kodama en manos y cara de niña en shock.

Yanel: "No puede ser que esto brille en la oscuridad."
Yo: "Si, si puede ser. Es mi alcancia. Apaga la luz si quieres"
-Yanel apaga la luz-
Yanel: NO PUEDE SER. QUE MIEDO. ES REAL. EXISTEN.
Yo: Es un Kodama, de princesa Mononoke owo
Yanel: Sí, lo sé. Por eso preguntaba. Donde lo compraron?
Yo: Japón
Yanel: Wow.

- Yanel sale de mi cuarto con Kodama en las manos y una expresión emocionada de niña pequeña-

Oh. Ese alcancía... o.o
Debería usarla para ahorrar para mi juego de Majora's Mask.
En fin.
Sé que no alcanzaré mi cuota de palabras hoy.

Entre organizar un Secret Santa en la comunidad de Love Live Hell, preparar el departamento para nuestras visitas (sí, lo hice en el último momento porque esa es la clase de persona que soy) y dar un pequeño tour guiado a mi prima y su amiga para que se ubiquen durante los próximos días, ha sido un día cansado.

Eso es todo por hoy.

Yanel


Word count: 1298
Total Word Count: 10863

Tags:

Comments

( 1 comment — Leave a comment )
sakuraroad
Nov. 7th, 2014 05:51 am (UTC)
El dichoso tiempo divino, algo que comprendo, pero sigo aprendiendo a dejar que todo fluya.

Que lindo que dos personas se ofrecieran a cubrirte de la lluvia, como de película, de verdad, y más con la llegada de tu prima, que por cierto, se parecen, muy lindas.

Disfrútalas mucho y diviértanse.
( 1 comment — Leave a comment )

Profile

makeiri
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

September 2018
S M T W T F S
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Page Summary

Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow