November 11th, 2019

The start of the week

Hoy fue un día que se dividió en tres sueños. El primer despertar fue confuso y corto. Desperté temprano, con el suave ronroneo de Google en mi pecho. La cama en casa de mis padres siempre parece tener un poder magnético, lo cual hace que el levantarse sea más difícil de lo normal. La semana pasada fue una locura, viajando, conociendo gente nueva, corriendo el proyecto Novus en una escuela nueva, iniciando una nueva etapa...
Y hoy, me dediqué un poco de espacio. Un poco de tiempo para estar para mi. Descansé, dormí, cuidé de mi. Incluso me di la oportunidad de salir de mi zona de comfort y de conocer en persona a alguien que sólo conocía por Twitter, por medio de palabras en una pantalla.
¿Caerá nieve? La temperatura ha bajado de golpe esta tarde. Estuve atorada en el tráfico camino a casa cerca de una hora, y eso me dio tiempo para pensar y darme cuenta que no me he escuchado lo suficiente los últimos meses. ¿Pero qué digo? Quizás sea años.
Hay tanto por entender, tanto por trabajar, tanto por perdonar...
Y esa es la palabra clave, ¿no es así? Perdonar. Fácil decirlo. Más difícil es aplicarlo.
Pero si uno no aplica lo que ha aprendido, entonces... ¿realmente lo ha aprendido? No. No lo creo.
Hay aún vacíos, pequeños fragmentos de ira que me dejan ciega, que me dejan inmóvil. Ya no quiero vivir así. Necesito un cambio, una nueva rutina, un nuevo propósito, una forma diferente de ser. Inicio hoy.
Espero soñar con algún tipo de guía esta noche.

NaNo wordcount: 10,222
Status: SO BEHIND I WANNA CRY