March 12th, 2019

Mi Agenda Explota (Mi cabeza también)

Yo no entiendo cómo se supone que debo cumplir con todo y todos, cuando el día sólo tiene 24 horas y necesito (en teoría) dormir en 8 de ellas.
Los últimos tres días siento que he hecho, literalmente: NADA.
Mi cuerpo se sentía pesado y rigido, mis párpados me dolían, y sólo quería una cosa: dormir.
Así que eso hice. Dormí.
Y ahora me siento más despierta, más activa. Pero luego veo la enorme fila de pendientes que se han ido acumulando y no puedo evitar sollozar por dentro.
Nunca hay fin a los pendientes.
Nunca.
¿Pero saben?
A pesar de todo, hoy me di tiempo de leer Hoshi Mamoru Inu (en realidad fue por cuestiones de investigación para un proyecto creativo que ando tramando con Heis) and BOY OH BOY, did the feels just HAPPEN.

Tengo los libros en físico (y en japonés) pero estoy bastante segura que el libro está disponible en inglés y español, in case any of you wanna give it a read.

Esa simple (pero compleja) historia me dejó reflexionando sobre valores de la vida, la clase de historia que me gustaría compartir con el mundo y una serie de cosas más que no puedo describir con detenimiento ahora pero que se resume a: Quiero vivir una vida feliz. Quiero que las personas que quiero sepan que lo hago. Quiero crear. Reír. Compartir cosas bonitas con otros. Quizás hasta me atrevo a decir que me gustaría inspirar.

Así que... empezaré buscando inspiración para mi misma. ¿Qué sentido tiene inspirar a otros si no creo en mi propia llamita interior? nope nope nope

Anda, allá vamos. Un paso a la vez.

Hora de escribir cientos de emails y redactar unas cuantas ponencias.

Let's do this!

M