27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina. (makeiri) wrote,
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
makeiri

  • Location:
  • Mood:
  • Music:

Not too late

Siempre he tenido esta sensación extraña de que estoy atrasada para cumplir con mis obligaciones, metas o propósitos.
Todo mundo a mi alrededor parece tener claro lo que buscan o a dónde se dirigen con su vida... y sé que probablemente no sea el caso, pero al menos están mucho más tranquilos y seguros de los pasos que deben de tomar.

Yo? Yo me siento un tanto desanimada. Incluso con cuestiones sencillas, como empezar el resumen para una clase o una sesión de estudio intensivo... termino todo en último momento, desorientada, un poco fuera de lugar.

Perdida en el tiempo y el espacio, sintiendome lenta cuando normalmente resuelvo cuestiones así fugazmente y sin mayor esfuerzo...
Qué es lo que me está pasando?

Y luego recuerdo todas las cosas que han estado pasando en mi vida, todas las dudas, decepciones, tristezas y descubrimientos que han transformado este 2014 en el año de cambios radicales que no tienen vuelta atrás. Tanto en personas de confianza que pensé siempre estarían ahí, como para la manera en la que me percibo y la manera en la que me relaciono a los demás...
Supongo que es normal que mi cerebro no dé para tanto cuando aún hay tantas cuestiones emocionales que me distraen.
Supongo que es sólo lógico que me sienta como un pez fuera del agua cuando vuelvo a retomar mi carrera después de no haber llevado nada de derecho por más de seis meses.

Pero aun así, resultados, números, planes... todo esto me agobia un poco y no siento que pueda hablar de estas cosas claramente con alguien que comprenda cómo me siento en realidad.

Amo a mis amigos, y sé que tienen la mejor intención de apoyarme... pero no siento que realmente pueda transmitirles por simples palabras la complejidad de mis emociones y la razón por la cual me pega tan duro sentirme lenta, desorientada o perdida en tiempo y espacio.

Personas de mi carrera con las que sienta que pueda abrirme a un 100% las puedo contar con una sola mano, pero tampoco siento que comprendan realmente quién soy o las extrañas razones por las cuales me está costando tanto trabajo reunir la voluntad para abrir los libros y ponerme a estudiar temas tan sencillos, como lo es el Amparo Indirecto.

Y justo pensando en todas estas cosas, recordé lo que mi madre me dijo hace ya algunas semanas y me que me hizo dudar sobre si he hecho todo lo necesario para encontrarme.
"Hija mia, estás con TANTAS cosas encima que ya ni te ha dado tiempo de escribir, que es lo que te gusta!"

Y aunque SI he estado escribiendo (y bastante) la verdad es que no he estado escribiendo PARA MI.

He estado escribiendole a otras personas, conversaciones privadas que equivalen a murales de texto enormes. Compartiendo sobre lo que pienso, mi perspectiva sobre sus comentarios, vida o cosas por el estilo. A veces incluso de juegos, chistes o dificultades personales para saber cómo resolver problemas cotidianos.

Pero hace TANTO tiempo que no escribo para mi... que simplemente es hasta natural que me encuentre en un punto de ebullición díficil de controlar. Hasta las palabras, foraneas desde hace meses, se sienten torpes en mis dedos.

Me cuesta trabajo volver a vincular mis ideas, me cuesta trabajo volver a verbalizar aquello que me ha estado molestando desde lo más profundo de mi ser desde hace tiempo que empezaron clases. Y ahora que me han dado la noticia de que no me fue bien en una de las materias que consideré tener bajo control, solo estoy harta de tener que memorizar fechas y nombres que nunca voy a usar en mi vida simplemente porque siento que es una perdida de tiempo y energía.

Pero de nuevo vengo a caer en cuenta de que estar sometida a un programa de estudios en el que los profesores pueden decidir libremente lo que ellos consideran pertinente preguntar es sólo un proceso más que eventualmente terminará. Y mientras esté en esta posición, no me queda más que cumplir con las expectativas de los profesores y volver a adaptarme a la rutina de trabajar duro para obtener resultados.

Sé que no es el fin del mundo. Simplemente fue la gota que derramo el vaso, una razón más para sentirme extranjera en mi propia piel. He cambiado tanto los últimos meses que supongo que es normal que todo lo demás cambiara también.

Pero nunca es demasiado tarde para aprender de los errores y volverse a levantar.
Y creo que más que crisis escolares o dudas sobre el futuro, mi error más grande ha sido perder comunicación conmigo misma y con la palabra.

Porque para mi, la palabra sana. La palabra es una herramienta que me ayuda a balancearme de nuevo, a encontrar mi esencia.

Así que aunque esto ya es algo recurrente, procuraré comprometerme de nuevo a escribir, aunque sea de manera esporadica.
Nunca se es demasiado tarde para volver a empezar.

Y con eso escrito, ahora sí ya con la mente un poco más clara... me retiro a estudiar Contratos Civiles.

Allá voy!

M
Tags: escuela, myself
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 2 comments