28 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina. (makeiri) wrote,
28 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
makeiri

Pensamientos Distantes

Hace poco me enteré de una noticia que me impactó bastante.
Me hizo considerar lo afortunada y bendecida que soy por encontrarme donde me encuentro, por tener personas con las que sé puedo contar en todo momento, por las oportunidades que se han ido presentando en mi via día a día.

Aunque cuento con tantas cosas épicas en mi vida, aún así me las arreglo para tener días en los que no me siento bien. Y eso es estúpido.

Todo se me ha dado para ser feliz.

Sí, a veces soy inmadura y obsesiva. A veces mi día se arruina por pequeños detalles (o falta de ellos).
A veces no me siento feliz con quién soy, cómo me veo, cómo hablo o cómo estoy haciendo las cosas.

Soy muy exigente con mi persona.
Y aunque ha tomado un poco de tiempo, he aprendido a valorarme y quererme y darme mi lugar, poco a poco.
Pero eso no significa que no tengo momentos en los que me siento estúpidamente vulnerable.
Y esta noticia me hizo sentir vulnerable. E insegura.

Empecé a temer por cosas que ni siquiera habían cruzado por mi cabeza antes. Empece a tener dudas sobre mi misma, sobre mis habilidades.
Dudas sobre si estaba haciendo realmente todo lo que me correspondía para dar todo lo que tengo que dar a las personas que me rodean, a mis recuerdos, a cada instante que se escapa entre mis dedos.

Pase horas pensando en diferentes escenarios, diferentes opciones, diferentes incertidumbres.
Y luego recordé... que pensar es malo para la salud.
Pensar sobre las cosas no va a hacer nada al respecto. HACER algo sí.
Puedo pasar horas pensando y pensando y pensando, pero solo termino desgastando mi tiempo y energía.
Sé que todo estará bien y que de una manera u otra encontré la fortaleza para seguir adelante, incluso cuando no tengo idea de qué hacer, como reaccionar o qué vaya a pasar.

No puedo controlar las cosas. No puedo controlar cuando un ser querido va a partir. No puedo hacer nada cuando alguien toma una decisión respecto a su vida y termina sacándome de ella. Todos somos libres, todos decidimos qué pasos tomar.
No puedo controlar las decisiones de alguien más, así como nadie puede controlar las mías.

Y eso es perfecto.

Así que aunque sea frustrante y a veces me dé miedo enfrentarme a mis propios fantasmas... creo que todo estará bien. De una manera u otra.
Así sea, así es.


Cambiando drásticamente de tema, varias cosas épicas han pasado los últimos días.

1. Me compré un Tamagotchi en esta tienda



2. Fui a ver SUMO. (Tomé mucho video/fotos. Prepararé video durante la semana, he de creer)

3. Me compré dos abrigos muy lindos.

4. Terminé de ver la tercera temporada de Sherlock.

5. Me obsesioné aún más con Miyano Mamoru. (pero todos sabemos que eso pasa todos los días, así que seeeh)

Mañana tengo clases. Guillerme ya no vendrá a la escuela y eso me entristece un poco. Lo extrañaré mucho. Era el único que me tuvo paciencia y me acompañó a comprar mis abrigos a Harajuku el jueves u.u

Pero seguiremos en contacto. Yo sabía que habría varias despedidas en este viaje de amigos que no sé cuando volveré a ver...  pero... *sigh*
Sigue siendo un poco triste para mi.

...

Odio las despedidas.
Estúpidas despedidas.

M
Tags: japón, tamagotchi, thoughts
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 1 comment