27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina. (makeiri) wrote,
27 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
makeiri

  • Location:
  • Mood:
  • Music:

Reencuentro

Él la espera desde hace rato.
La anticipación de volver a verla después de tanto tiempo le pone inquieto.
Pretendiendo estar perdido en sus pensamientos, intenta mantenerse calmado y aparentar seguridad.
No lo hace por ella; ella puede leerlo como un libro abierto sin problema alguno. Lo hace para convencerse a sí mismo que todo estará bien, que no hay razón para preocuparse al sentir que el corazón se le sale del pecho.

Llegó al lugar acordado antes de la hora.
Necesitaba moverse, asegurarse de que en caso de que ella llegara temprano no pasara mucho tiempo sola.
Como era de esperar, llegó y ella no estaba ahí.
Él la hubiera notado desde el primer momento en el que entró al lugar. Su presencia, su luz, su esencia misma desbordaban cualquier cuarto en el que ella se encontraba.
Pero el lugar estaba frío. Tenue. Ella aún no había llegado y ahora a él le tocaba esperar.

Estaba nervioso. Emocionado. Había anticipado este momento por meses. Había imaginado su reencuentro con ella de mil maneras diferentes.
Pero ella siempre le sorprendía.
Estaba seguro que todos los escenarios que había imaginado no llegarían a ser.
Y era la anticipación a este misterio que lo desbordaba y lo enamoraba cada vez más del silencio que pronto sería roto con la voz de ella.
Esa voz que había imaginado por horas. Esa voz que le había prometido un reencuentro que al fin se haría realidad.
Volver a sentir su calor, volver a ver a sus ojos...
La espera había sido eterna, pero la recompensa de su reencuentro estaba a efímeros segundos de presentarse.

Buscando un reloj para ver la hora, metió apresuradamente su mano a la bolsa de la chaqueta y sintió algo que antes no había estado ahí.
Una nota.
Su letra.
Finas letras que solo podían nacer del puño y letra de ella.

"Si no me encuentras enseguida, no te desanimes;
si no estoy en aquel sitio, búscame en otro.
Te espero. En algún sitio te estoy esperando."


Ya no le interesaba aparentar nada. Su desesperación, su miedo de haber cruzado caminos con ella y no haberlo notado...
Tan ciego había estado al entrar al lugar?
El reencuentro que anhelaba, que se habían prometido por carta...!
Tenía que ser. Debía pasar.
Se volvería loco si no volvía a verle a los ojos.

Salió corriendo del lugar, su respiración acelerada y sus sentidos alertas. La adrenalina y el deseo guiaban cada paso que daba. Corrió al otro extremo de la ciudad, llamándola por el nombre que solo él conocía.
°°°

Ella llegó al lugar acordado 3 minutos y 33 segundos después.
La nota que él había encontrado en su chaqueta era vieja; una nota que ella había escondido al momento de darse su último abrazo meses antes.
En el momento en el que ella escribió la nota, pensó que sería un regalo que le daría a él la certeza de que su reencuentro llegaría a ser.

Difícilmente hubiera imaginado que por esa misma nota no se encontrarían hoy.

Ella esperaría. Esperaría horas.
Y con el corazón pesado y lágrimas desbordando de sus ojos, se marcharía con la duda de siquiera él había considerado volverla a ver.

Hoy no hay reencuentro. Hoy no hay entrega.
Pero mañana...
Mañana siempre volverá para corregir los imperfectos del ayer.

M.S

Tags: escritos, nablopomo
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 1 comment