?

Log in

No account? Create an account

Cartas de Despedida

Me levanté a las 7:30 de la mañana, lo cual probó ser un reto, ya que me fui a dormir cerca de las tres de la mañana anoche. Ayer pasaron muchas cosas: se agregaron los últimos elementos que faltaban al artículo (en otras palabras, la bibliografía en formato APA), hice la reservación para mi cuarto de hotel cerca del aeropuerto para mi última noche en Japón (hay que reservar con tiempo porque luego los precios suben bastante y pues así no se puede), me despedí de mi querida amiga Yuni, comí Omu-rice, me perdí en Shibuya, compré cosas de papelería, limpié el refigerador de mi departamento, empaqué mi primera maleta, mandé 2 paquetes por Japan Post, tuve una ligera crisis existencial y hablé con mi asesora de tesis.

He estado preparando y planeando mis últimos días aquí y la verdad es que una pequeña parte de mi aún no se cree que el verano ya casi ha terminado, pero otra parte de mí se siente lista para regresar a casa. Extraño a mi familia, a mis amigos, a mi gato. Y hay mucho que quiero hacer al regresar. Miles de razones por las que quiero llegar a hacer limpieza y empezar de nuevo.

Esta estancia no fue todo risas y alegría. Hubo momentos muy difíciles. Momentos que siguen siendo difíciles ahorita, pero que me han obligado a madurar, aceptar y crecer. Estoy convencida que mi vida no puede volver a ser la misma, sin importar lo cómodo que pueda ser volver a la rutina regresando a casa. Es difícil de describir, pero siento que he abierto los ojos por primera vez en mucho tiempo. Me di cuenta que me he tomado decisiones equivocadas muchas veces, y que no hay mucho que puedo hacer por lo que ya fue. Pero lo que sí puedo hacer, es elegir de nuevo. Reescribir. Volver a iniciar.

Es por ello que a pesar de que me puedo sentir un poquito cansada, puse mi alarma temprano y me dispuse a escribir cartas de despedida a cada una de las personas de Keio University que me confirmaron que atenderán a mi fiesta de despedida. Yo no organicé el evento, pero vi la lista de invitados confirmados y sentí mucha emoción en mi corazón: cada una de las personas que me tocaron el alma de alguna manera bonita durante mi estancia en Japón se dieron el tiempo para apartar un espacio en su agenda para venir a decirme adiós.

Toda la mañana estuve escribiendo. Imprimí algunas fotos, recordé chistes internos, hice promesas de recordar lecciones aprendidas y agradecí. Agradecí mucho. Porque cada una de las personas que conocí aquí durante esta aventura me guiaron al camino correcto, de alguna manera. Cada uno de ellos, en su única y especial manera, me hicieron recordar mi verdadera misión. Y parto de Keio University con mucha inspiración, pero sobre todo: propósito.

Así que lo menos que podía hacer para agradecerles por todo lo que han aportado en mi vida, era escribirles algunas palabras.




Ah... me cuestan las despedidas. No son para nada mi fuerte. Pero me iré preprarando. Aunque tenga lágrimas en los ojos, procuraré despedirme con una sonrisa con cada una de estas personas maravillosas que tuve la oportunidad de conocer.

Es el fin de un ciclo. El inicio de otro.
Pero aún así, una pequeña y secreta parte de mi se reafirma por dentro que estas no son cartas de despedida. No realmente.
Son cartas de ¨te veré de nuevo después¨.

M

Tags:

Reality Check

En 10 días regreso a México. He pasado 81 días en Japón y no puedo evitar sentirme conmovida y emocionada al ver hacia atrás y recordar todas las experiencias locas y emotivas que han sucedido en uno de los mejores y más difíciles veranos de mi vida.

Sé que no tiene punto hablar de la experiencia como si ya hubiera terminado, aún me quedan algunos días aquí. Pero he empezado a agregar los últimos puntos y comas en mi artículo, he tenido que revisar mi calendario para empezar a redactar mis reportes de estancia a detalle y he iniciado el tormentoso pero muy real proceso de enfrentarme a una simple realidad: Tengo que empezar a empacar. Urgentemente.
Ah! Siempre que vengo a este maravilloso país de una u otra manera me las arreglo para llenarme de cosas. Mis maletas deben pesar 20 kilos cada una y entre tantas adquisiciones mágicas (pero impulsivas) ahora me veo en el eterno debate de qué merece ir en mis maletas y qué merece ser enviado por paquetería.

En fin. Hay muchas cosas aún pendientes que me gustaría disfrutar antes de partir. Lo que sí, es que me puse a revisar las fotos y video que tengo en mi celular y acabo de caer en cuenta que he tomado 902 fotos de comida desde que llegué a Japón.




Ya que mañana planeo visitar Ueno Park, he decidido que me pondré a revisar las fotos de comida que tengo y eliminaré las repetitivas o poco interesantes. Subiré un álbum en Flickr y en Facebook para recordar los diversos sabores y manjares que he probado en los últimos 81 días y haré un poco de espacio en mi celular.

Me encantaría poder hacer tiempo para organizar mis recuerdos y mis memorias. No quiero solo tener las fotos atoradas en mi celular, me gustaría compartir un pequeño recuento de experiencias y momentos importantes durante esta estancia. Pero bueno... primero lo primero. Tengo que acabar ese artículo y redactar unos cinco reportes sobre mis actividades en esta parte del mundo, así que me pondré a trabajar en eso.

Algo más que quiero inmortalizar por medio de esta entrada es que el día de ayer tuve una junta con una directora de una escuela primaria que admiro muchísimo y que se mostró interesada en el programa de KomaKids, lo cual me emociona sobremanera. Si logro aportar al programa de KomaKids con una escuela de México, me sentiré muy satisfecha y realizada. Es un programa muy bonito, una de las actividades que más disfruté desempeñar durante esta estancia... y traerlo de vuelta a casa conmigo sería un regalo muy especial. Aún estamos en la fase inicial de planeación, pero tengo un buen presentimiento.

Ah... mañana es el evento de Eevee en Pokémon Go. Debo enfocarme y acabar con mis pendientes de una vez por todas, para poder disfrutar el evento al 100%. Me retiro a seguir trabajando, hacer espacio en mi celular y cenar una deliciosa hamburguesa sin pan bañada en queso derretido. (También decidí consentirme un poco y comprarme una orden de papas fritas para acompañar, bwahaha)



Ittadakimasu!

M

Tags:

Breve recordatorio

Es la 1:08 de la mañana y sigo despierta, escribiendo un reporte y una propuesta para el 5º Congreso Internacional de Innovación Educativa del Tecnológico de Monterrey. Pasé casi todo el día en Sky Labo, rodeada de energía creativa y variedad de idiomas. Comí curry y le regalé a MixBerry Cotton Candy (así se llama mi equipo estrella) un pequeño souvenir de Keio University que al parecer valoraron mucho más de lo que esperaba. Mañana les llevaré mazapanes. Espero eso les de energía para una exitosa presentación final.
Esta ilusión sigue andando. Personajes nuevos llegan, personajes que cumplieron su rol se van. Las horas pasan, los minutos se deslizan y ahora estoy aquí, desvariando en mi diario virtual cuando en realidad debería acabar lo que estoy haciendo.
Supongo que simplemente quiero recordar que en este instante específico del cuento que creo vivir, elegí, de nuevo, escribir para mi, incluso si es por unos 5 minutos. Haré lo que me nazca. Confiaré. Saldré adelante y perdonaré lo que tenga que perdonar (incluyéndome).
Todo va a estar bien. Aprenderé, disfrutaré y mantendré mi mente enfocada.
No depende de nadie más que de mi.

M

Tags:

Simples motivaciones

Hoy me desperté temprano porque había quedado en una cita virtual con mi gran amigo Noé. La verdad fue como medicina para el alma, poder escuchar la voz de alguien que no sólo admiro y quiero mucho, sino que también me valora y me hace sentir bienvenida en su vida, incluso a la distancia. Estuvimos charlando y riendo, planeando dos ponencias para el Congreso Internacional de Innovación Educativa. Agregar más proyectos y planes a mi agenda me ha dejado motivada y satisfecha. Muchas veces me han mencionado que quizás no aprovecho todo mi potencial y supongo que eso es algo que quiero cambiar de ahora en adelante. Procuraré ser una mejor versión de mi y compartir todo lo que pueda con las personas que me rodean, incluyendo investigaciones interesantes.
Después de eso, tuve una sesión larga de caminata en el Pokémon Go. Bajé la aplicación de Pokémon Go a mi iWatch y ahora todo resulta mil veces más práctico y divertido. La aplicación mide los pasos que doy y me alerta cuando hay una parada o un Pokémon cerca.
Tuve mi desayuno en McDonalds, por cuestión de estrategia...



Y luego tuve la fortuna de participar en una intensa batalla en la que AL FIN pude ser útil, ya que mis Pokémons ahora sí son un poco más fuertes.



Siento que fue una mañana productiva, ya que hice un poco de ejercicio, me divertí y además me di tiempo para hidratarme, comer bien y mentalizarme para un viernes intenso de trabajo.

Es hora de entrar a junta. Después de eso, sesión intensa en la biblioteca para empezar a darle duro a ese artículo. En general me siento motivada y enfocada en trabajar en lo que es mejor para mi, así que intentaré mantener este tipo de mentalidad a lo largo del día.

Y si me llego a desanimar, siempre queda recordar que en casa hay una paleta helada esperandome en la nevera.

M

Aprendizaje del día



He hecho mucho los últimos días. He ido a la playa, prendidos linternas, visto al Gundam gigante de Odaiba hacer su "show", visité tres mundos diferentes cuyas fronteras eran "inexistentes", tomé muchas fotos para familias o parejas que no tenían quién pudiera ayudarles a inmortalizar un momento bonito,  pedí a extraños que tomaran mis fotos, hice 5 nuevas amistades y compré demasiadas cosas de Pokémon. (Sí, hasta yo admito que quizás fue una exageración)... y sin embargo, creo que lo más valioso que he hecho estos últimos días acaba de pasar hace unos minutos.

Tras una serie de eventos y conversaciones, he llegado a la siguiente reflexión: Permitir que las personas entren en tu vida es algo hermoso. Permitirse ser vulnerable, compartir momentos importantes y poner a alguien en tu lista de prioridades es parte esencial del pegamento que une vidas, instantes y mundos. Pero alejarte de las personas que drenan tu espíritu también es algo hermoso. Más cuando de una u otra manera, esas personas se las han arreglado para convencerte que tu presencia puede ser una molestía y que tu forma de ser, por más atenta y cariñosa que sea, en realidad es un "desgaste".

¿La verdad? Me he esforzado mucho por personas que no sólo no me aprecian, sino que se las arreglan para pisotear mis ánimos con sus desplantes. Necesito rodearme de personas que no sólo aprecian mis esfuerzos por preparar un cumpleaños memorable ó mi constante disposición por adaptarme a sus horarios, sino que simplemenete valoren el hecho de que estoy ahí.
Porque sé estar para las personas. Y, hasta muy recientemente, me había estado esforzando inclusive para quienes ni me querían ahí.

Así que moraleja de la historia: Parte clave de ser feliz es saber que tienes el poder de decidir qué aceptar y qué dejar ir.

Y hoy decidí que ya me cansé de aceptar que me traten de esta manera, así que me esforzaré por cuidar de mi, valorarme, apapacharme y sanar.

Also, I am a great friend and if you are important to me, I make sure you know it.
And I am proud of that.

Así que BLEH a las personas que lo toman por sentado o no lo valoran.
Hmph.

M

Tags: