?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Vuelo Sobre Hielo

Vuelo SobreHielo

Para Jessy~ Gracias por darle nombre a los personajes!! <3



¿Como podrías describir de una manera clara, fácil y flexible lo que se siente cuando haces algo que amas?


Muchas personas han intentado describir esa emoción, ese sentimiento de alegría y vigor que les  brinda escribir un poema, dibujar un boceto, crear una melodía o incluso mirar al sol que se oculta al atardecer.


Pero para Jessica la emoción era diferente. La desbordaba, la moldeaba, la hacía crecer y desaparecer en un momento de magia que solo ella comprendía.

Era muy difícil para ella poder explicarle a los demás lo que sucedía el momento en el que se acercaba a la pista... pero una vez que sus pies tocaban el hielo y la danza comenzaba, las explicaciones no eran necesarias.

Muchas veces le habían preguntado qué era lo que cruzaba por su mente en esos escasos momentos antes de presentar su rutina... pero ella no tenía respuesta para esa pregunta.


No había palabras para describir todas las emociones y los pensamientos que su ser experimentaba antes de entrar a la pista.
Era como magia.

Una magia que solo ella y el hielo comprendían. Un lazo tan fuerte que era imposible que se rompiese, pues los pasos, el sonido del hielo y la música que cantaba su corazón eran imposibles de olvidar.

Practicaba 3 veces a la semana, y los días que no podía ir a visitar la pista no dejaba de pensar en el momento en el que al fin podría volver a jugar con el susurro del hielo que conocía tan bien. Sus amigos admiraban su pasión por el patinaje, pero ninguno comprendía realmente lo que significaba para ella.


Era mucho más que solo un pasatiempo. Era un método de expresarse, de compartir su esencia y sus emociones.

Un bello baile con el hielo ~*

Fue un día de invierno cuando se conocieron.

Jessica decidió quedarse a practicar dos horas más, ignorando sus deberes y el hecho de que sus padres la esperaban en casa. Había sido una semana difícil. Entre tantas confusiones la única manera de encontrar paz era expresando esas emociones con el único elemento que realmente la había escuchado.

Concentrada en lo que hacía, ignoro el hecho de que oscurecía y que pronto las dos horas se habían convertido en tres. Al percatarse de ello, realmente no le importó.

Sin tomarse un momento para descansar, siguió patinando de un extremo de la pista al otro, liberando toda su frustración y las lagrimas que había tenido que contener debido a pequeñas accidentes que, aunque había  pretendido que no le habían afectado, en realidad habían marcado su día de una manera desagradable.

Fue en un último giro que no supo medir lo que causo que perdiera el equilibrio.

Hacía años que no caía. Era extraño. Pero como le había dicho su maestra hace tantos años;  “Las accidentes suceden.”

Cerrando los ojos y lista para el impacto, ahogó un pequeño grito en su pecho y se concentró para soportar el dolor que le esperaba.

Pero su cuerpo no llego a tocar el frio hielo.

Lo primero que sintió fue un leve cosquilleo en la nuca. Momentos después se percato de  unos brazos que la sostenían, irradiando una cálida protección que nunca antes había experimentado. Alguien la había salvado de la caída. Alguien fuerte, pues prácticamente la cargaba sin esfuerzo alguno.

“¿Estás bien?” le pregunto el joven tranquilamente. Su voz era demasiado profunda… tenía  un vago parecido al viento que le había susurrado tantas historias a Jessica cuando era solo una niña. “Estuviste a punto de caer de una manera impresionante. Tienes lagrimas en los ojos… ¿acaso te he lastimado?”

¿Lastimado? ¿Era eso posible cuando la abrazaba de una manera tan delicada y protectora?

“No… estoy bien. Simplemente me distraje un momento¨ musitó ella, de repente percatándose de que estaban demasiado cerca. ¨Creo… creo que puedo mantenerme de pie yo sola, gracias¨

¨ ¿Disculpa?¨ el muchacho parecía confundido. Fue entonces cuando se dio cuenta de que no la había soltado, a pesar de que ella había recuperado el equilibrio.

¨¡Ah! ¡¡Lo siento!!¨ Con un poco de torpeza, se alejo lentamente de ella. Fue extraño, pero una parte de él realmente se sentía decepcionado por el hecho de que había tenido que soltarla.

“Se sentía bien protegerla… a pesar de que el peligro ya ha pasado” susurró la mente del joven.  

Un momento de silencio que incomodó a ambos prosiguió.  

“Te gusta patinar, ¿verdad?”

Jessica levantó la mirada. Su expresión era un poco confundida, como si la pregunta fuera absurda.

“He...he observado como patinas. Te veo practicar cuando vienes. Eres muy buena…” las últimas palabras casi no salieron de los labios del joven.

El pobre había esperado ese momento por meses, pero ahora que la oportunidad se había presentado y que al fin se había animado a dirigirle la palabra, no tenía idea de que tema hablarle.

Era obvio que ella amaba el patinaje. El había visto como daba vueltas y se comunicaba con el hielo de una manera que nunca se hubiera imaginado que fuera posible. Fue gracias a ella que él se había animado a tomar clases en primer lugar…

“No lo cambiaría por nada”

La mirada de Jessica era directa y penetrante. Sus palabras eran honestas, al igual que sus ojos.

“Muchas gracias por haberme ayudado hoy… me salvaste de una buena caída¨ con una leve sonrisa, Jessica dio media vuelta y empezó a patinar hacía la salida de la pista, aun un poco aturdida por lo que había sucedido.

“Déjame te ayudo a ir por tus cosas” sin preguntarle por su permiso, el joven castaño la alcanzó en un abrir y cerrar de ojos y la tomo de la mano, su mirada decidida.

Jessica lo miró un tanto confundida.

“No quiero que corras el riesgo de volverte a caer” explicó el con voz suave. “Yo sé que eres experta y que sabes lo que haces, pero ahora estas agotada y la rutina de hoy estuvo intensa. Lo menos que puedo hacer es acompañarte y asegurarme de que no te vayas a hacer daño¨

¨Gracias... uh...¨

¨Daniel¨ una sincera sonrisa, pura e inocente ¨Me llamo Daniel¨

Jessica no pudo evitar sonreírle de regreso. Su sonrisa era bastante contagiosa.

¨Soy Jessica¨

¨Jessy… me gusta mucho ese nombre¨

Un leve rubor se dibujó en la cara de la muchacha, pero Daniel no se percató de ello.

Fue así como se conocieron.

Esa noche Jessica fue regañada gravemente por sus padres. Pero a pesar de los gritos y las amenazas de lo que pasaría si la situación se volvía a repetir, Jessica no podía evitar sonreír levemente ante los regaños que recibía.

Algo muy extraño había sucedido.

Su mano aun se sentía cálida a la mañana siguiente. La misma mano que Daniel había sostenido en la suya.

Sus amigas pronto se percataron de que algo había sucedido, pero Jessica les aseguraba que todo seguía siendo igual.

“¡¡Pero tus ojos brillan de una manera diferente!!” le había comentado su mejor amiga en algún punto de la conversación. “Es como si estuvieran reflejando el hielo que tanto te gusta… pero ahora con una chispa de fuego que irradias desde adentro. Es extraño….”

Jessy rió.

“¡Tú y tus metáforas raras! Te aseguro que todo está igual. No ha pasado nada…”

°°°

Las prácticas se habían vuelto más entretenidas. Entre risas, chistes y sonrisas tímidas, Daniel y Jessy se embarcaron en la aventura de patinar juntos y conocerse en el proceso.

Jessica se sorprendió de la agilidad del muchacho y de su forma rápida de aprender. Una conexión única nació entre los dos, ya que al compartir el baile y los cantos de sus corazones, ambos se comprendían y se respetaban.

Fue solo cuestión de tiempo para que el sentimiento se volviera más intenso, confundiendo a ambos.

Una simple mirada y ambos se perdían en la profundidad de los ojos del otro, comunicándose con más que simple palabras que cualquier persona podría utilizar.

El tiempo pasó.

Ambos se sonríen y se despiden alegremente, pero una vez que sus miradas no se vuelven a cruzar, una confusión y un sentimiento de vacío los atrapa.

¿Cómo podía ser posible que en tan  poco tiempo se conocieran tan bien?

Acaso…

¿Se conocían desde antes?

Porque esa mirada, esa sonrisa, esa voz…era tan familiares que las conocían como las suyas propias…

Confusión, miedo, pero ante todo un sentimiento de amor tan fuerte que incluso el hielo era incapaz de comprenderlo. Solo ellos lo sabían, y era en esas miradas que sostenían por largos tiempos mientras patinaban lado a lado que se lo comunicaba sin miedo y sin problemas.

¿Por qué era tan difícil ponerlo en palabras?

~*~*~*

Era de noche y estaban solos en la pista, riendo y conversando. Recordaron el día en el que se conocieron, y ambos se sonrieron, dándose cuenta de que mucho  había pasado y que durante ese periodo de tiempo se habían unido de la manera más íntima y perfecta.

“Aun recuerdo… como me salvaste de la caída” Jessy sonrió, recordando esos fuertes brazos que la habían protegido.

Desde esa ocasión en adelante, Daniel no la había abrazado o tomado de la mano…

“¿Ah sí? Pues… ¿Aun recuerdas la posición extraña en la que ibas a caer? Tuve que literalmente abrazarte por atrás para evitar que te lastimaras.”

Jessica suspiró.

“¡Claro que no estuvo tan extremo! Además, tú mismo lo dijiste: No es que fuera un error torpe, simplemente estaba agotada…”

“Sí, claro”

“¡¡Es verdad!!”

Jugando como niños, empezaron a perseguirse y a reír por la pista…

“Si tan solo las cosas pudieran permanecer así para siempre” pensó Jessica, una punzada de tristeza atravesando su corazón.

De un segundo a otro, sucedió.

Fue en ese momento fugaz en el que perdió la concentración que pronto perdió el equilibrio y empezó a caer boca abajo…

Esta vez sucedió tan rápido que ni siquiera le dio tiempo de ahogar un grito. Por tener su mente en otro lado, simplemente había perdido noción del tiempo y del espacio.

El hielo estaba frio, podía sentirlo a pesar de que su cuerpo aun no lo tocaba… solo un momento más y…

Calor.

“¡¡ Jessica, no me asustes así!!” Con voz fuerte y asustada, Daniel la tenía entre sus brazos, murmurando las palabras al oído de la muchacha.

Silencio…

“Me has vuelto a salvar” rió Jessy, una sonrisa triste dibujada en sus labios.

“… ¿Jessy?” Duda, temor. ¿Estaba bien?

“Es tan solo que… tengo mucho miedo de que todo tenga que cambiar…” la voz de Jessica sonaba ahogada, el deseo de romper a llorar era difícil de soportar.

“Jessy…”

“Tanto tiempo que ha pasado, y ahora me vuelves a rescatar de un buen golpe. ¿Cómo  será el día que no estés aquí para atraparme antes de caer?”

“Jessy…”

“Y ahora estoy aquí, diciendo estupideces y viéndome como una ton…”

Y fue en ese momento en el que Daniel no pudo resistir más el deseo que la carcomía por dentro y sin molestarse por ser delicado, la abrazo con mayor firmeza y unió sus labios a los de ella.

Sorpresa. Alegría. Confusión.

Labios tímidos y suaves, con amor y delicadeza se abrieron paso a un momento mágico que sería grabado por sus corazones, entrelazando memorias, sonrisas, miradas y sentimientos en un solo instante.

Al separarse, ninguno se molesto en abrir los ojos. Era un torbellino de emociones, una danza dentro de su ser.

“Jessica… no eres una tonta. Y no me voy a ir a ningún lado…” la voz de Daniel sonaba justamente como el día en el que lo había conocido. Familiar, profunda, honesta…

Lentamente abrieron los ojos y se miraron fijamente.

Las palabras no eran suficientes.

“Ven…” con una sonrisa traviesa y una chispa especial en los ojos, Daniel le tendió la mano.

“Vamos a volar… vamos a bailar en ese lugar que tu y yo conocemos tan bien…” el susurró de su voz era fuerte pero delicado

Jessica sonrió.

“¿Vuelo sobre el hielo?” lentamente entrelazó sus dedos con los de él, su sonrisa radiante.

“No podría haberlo dicho mejor” rió el joven, mirándola con ternura.

 Y fue así como ambos se unieron en una danza mística y misteriosa.

El hielo que ahí estuvo presente, fue testigo del amor y del maravilloso vuelo que había empezado para esos dos jóvenes corazones que experimentaban la emoción más pura, bella y honesta que existe.

FIN

M.S

Comments

( 2 comments — Leave a comment )
jessygc92
Sep. 18th, 2009 02:23 am (UTC)
Muchas gracias por el regalo!!!
Hola!!! jajajaja ya se que ya te lo dije como mil veces pero de verdad me gusto muchisimo la historia!!! esta super bonita!!

vas a ver que hasta la voy a imprimir y tambien la voy a poner en un CD y casi te digo que la voy a leer todas las noches antes de dormir xD

eres una super buena escritora y de verdad te agradezco mucho que te hayas tomado el tiempo de escribirme este cuento como regalo de cumpleaños :D

ahhh y tambien te quiero decir que eres de mis mejores amigas y no te cambiaria por nadie en el mundo :D ... la verdad no se que haria sin ti :)

tu amiga que te quiere muchisimo :D
Jessy

p.d. nos vamos a divertir mucho el sabado!!! :D
makeiri
Sep. 20th, 2009 02:25 am (UTC)
Re: Muchas gracias por el regalo!!!
Tu sabes que te quiero mucho Jess! <3
El hecho de que te haya gustado la historia me hace sentir feliz, no tienes idea xDD
Siempre estare por aqui, y tu sabes que mi pasion es escribir... asi que si quieres mas historias, solo pidemelas :)
( 2 comments — Leave a comment )

Profile

makeiri
26 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

November 2017
S M T W T F S
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow