?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Do More, Love More



A veces tomamos por sentado que habrá un mañana para hacer lo que nos gusta hacer. Hemos crecido con la idea de que primero tenemos que subir peldaños, trabajar un tiempo, ahorrar, tener un poco de estabilidad... y  ENTONCES, después de todo ese esfuerzo y tiempo invertido, empezar aquello que realmente acelera nuestro corazón. Quizá hacemos esto porque hemos aprendido a tomar en consideración siempre lo que será "socialmente aceptado". Queremos que nuestros padres se sientan orgullosos. Queremos ser un ejemplo para la sociedad.

Y perseguir sueños a lo loco no es exactamente lo más coherente en un mundo de forma, de hechos, de crisis. Un mundo donde la competencia se respira incluso en los trabajos más sencillos y las credenciales significan menos con cada día que pasa. Siempre se espera más de nosotros. Siempre se necesita más. Diplomas, idiomas, habilidades...

En este mundo, tienes que seguir estudiando o entrenando.... o en desventaja te quedarás. Y cuando el primer instinto es de supervivencia, todo lo demás queda atrás. Todo, incluyendo ese proyecto, sueño o meta que siempre ha vivido en el fondo de tu cabeza pero que tienes miedo de empezar por el qué diran.

Y es por eso que amo hacer NaNoWriMo. National Novel Writing Month. Porque es un ejercicio de disciplina. Es un ejercicio para obligarme a desconectarme de todo un par de horas al día y simplemente conectar con aquello que siempre he disfrutado y que siempre amaré: Escribir.

Y sí, sé que tengo mucho que aprender.
Y sí, sé que casi todo lo que escribo es principalmente para mi y que no trascenderá más allá de este pequeño blog que he mantenido vivo por 8 años.

Pero es una oportunidad para hacer aquello que amo...y eso es valioso. Porque no estoy postergando escribir. Porque me doy la oportunida de crear personajes, universos o relatos que viven dentro de mi y que probablemente se hubieran desvanecido con el tiempo si no me hubiera dado la oportunidad de inmortalizarles con la palabra escrita.

Yo no puedo asumir que mañana podré escribir la historia de un hámster que sabe leer. No puedo asumir que en un par de años, la historia de la niña que viajó por el tiempo a casa de sus abuelos seguirá nítida en mi memoria.

No puedo asumir que mis palabras de amor serán sentidas sólo por el hecho de que las piense. Me gusta escribirlas, incluso si ya no pueden ser envíadas. Al final son mis sentimientos, son mis ideas. Y estas, como yo, se transforman y evolucionan con el paso del tiempo. No volverá a haber un día como hoy, y creo que eso es lo que a veces nos hace falta un poco: valorar cada instante y cada oportunidad que tenemos de compartir y de amar.

Anoche me quedé despierta hasta tarde, en parte porque me quedé mandando Pokemons a mis amigos en Twitter, en parte porque me sentía con un poco de angustia por saber si alguien a quien quiero había regresado con bien a casa. Sé que volar en avión es uno de los métodos más seguros de viajar hoy en día y demás, pero... siempre me han causado estrés los aviones. Por suerte, pude ponerme en contacto con esta persona y confirmar que (como yo había asumido) había llegado con bien a casa.

Pero luego me mencionó que justo antes de subir al avión había visto la noticia de lo del equipo de Brasil y que se había quedado pensando en eso. Yo no sabía a qué se refería, así que me tuvo que explicar que el Lunes en la noche, en Colombia (que es de donde acaba de regresar mi padre hace un par de días) hubo un accidente.

Un avión se estrelló cuando estaba a punto de llegar a su destino, el aeropuerto de Medellín. En el avión viajaban 77 personas. Sólo seis sobrevivieron el accidente,  tres de ellos futbolistas del equipo brasileño. Me puse a leer noticias al respecto... y no pude conciliar el sueño hasta las cuatro de la mañana. Cuando vi las fotos y sonrisas de los miembros del equipo de fútbol minutos antes del despegue, sentí un escalofrío y me embargó una profunda tristeza. Sé que sólo soy una persona más que se une al luto internacional, pero me cuesta trabajo describir con palabras lo que este incidente significa para mi.

Cada vez que hay un accidente de avión, me afecta mucho emocionalmente. Me quedo pensando en las personas que se encontraban en el vuelo. En sus familias. En los últimos mensajes que mandaron antes de despegar.

A veces asumimos que vamos a tener un mañana para hacer aquello que nos gusta. A veces asumimos que mañana podremos pasar tiempo con nuestra familia. Con nuestros amigos. Con la persona que nos acelera el corazón y que queremos hacer saber que es especial.

Pero así como llega, la vida se va. Nuestro tiempo aquí está contado, y cada hora, minuto y segundo cuenta. Darnos el lujo de esperar a sentir más, vivir más, viajar más... quizá es un lujo que al final nos limita, más allá de brindarnos nuevas oportunidades.

Así que mi reflexión para este pequeño escrito es sencilla, aunque sé que es difícil de aplicar: No postergues más.
Sé que a veces nos tenemos que preparar para lo que queremos hacer. A veces tenemos que planear cómo hacerlo.

Pero aunque sea un acto pequeño, como comprar los materiales para aprender a coser, hacer una cuenta para mantener un blog, comprar la cámara para empezar a grabar tus videos o simplemente estrenar la libreta de dibujo que has tenido recolectando polvo en tu librero... date la oportunidad de hacer más por ti.

Haz más de lo que te gusta, aunque sólo puedas hacerlo poquito. Sé que el trabajo y la escuela son importantes... vamos, yo soy la primera que reconoce que hay que dedicarle tiempo a nuestras responsabilidades. Pero también es importante disfrutar lo que hacemos y compartir con el mundo aquello que sólo nosotros podemos aportar.

Y si tienes a alguien importante en tu vida, personas que valoras y que quieres con todo tu ser... no olvides expresarselos, aunque parezca algo trivial. Muchas veces las personas usamos máscaras para pretender que estamos bien, pero en realidad necesitamos que nos recuerden (con bastante frecuencia) que somos apreciados, valiosos y amados. Tú no sabes si alguien a quien amas mucho está pasando por un día difícil y necesita unas sencillas palabras de aliento, un video chistoso o la foto de un perrito adorable. Date el tiempo de expresar que te importa. Toma 5 minutos de tu día para preguntarle cómo le va.

Expresa más lo que sientes, y dile a las personas que amas que lo haces.
Haz más de lo que te gusta, y valora cada instante que la vida te regala, incluso en los días difíciles.

Porque aquí y ahora, tienes vida.
Y si eso no te motiva a querer hacer más y expresar más tu amor por las personas que te rodean, no sé qué te pueda motivar más.



Wordcount: 45,978

Tags:

Profile

makeiri
26 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

September 2017
S M T W T F S
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow