?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Palabras Que No Quise Escribir



18 de noviembre de 2016
10:31 pm


Esto de volver a escribir después de haber pasado días y días sin hacerlo ... es algo raro. No sé cómo describirlo. Se siente extraño. No tengo idea de qué voy a escribir el día de hoy, pero al menos me he propuesto alcanzar mínimo 1000 palabras antes de volver a mi camita a jugar una hora o dos de Pokemon Sun. De todas formas, mi mente ha estado intranquila el día de hoy y nunca está de más desahogar el alma por medio de palabras sin sentido que probablemente solo existen para mi.

Pero así está bien. Porque el propósito de este proyecto siempre ha sido escribir por escribir. No quiero dejar de poner palabras en este espacio, por más loca o estresante que se ponga la vida.
Y creanme, la vida se ha puesto bastante estresante los últimos días. Especialmente por el Doctorado.

Pero incluso en los momentos de más estrés, sentí un apoyo y una hermandad muy especial con mis compañeros del Doctorado. Somos sólo seis elegidos, por así decirlo. Seis miembros, cada uno con sus propios sueños, metas y habilidades. Y nos complementamos muy bien. Somos un buen equipo.

Siempre recordaré con cariño nuestra intensa sesión de estudio el miércoles. Estabamos cansados. Habíamos ya comido pastelitos de las delicias (y una que otra empanada) y fue en un momento random de iluminación que se decidió que iriamos a casa de Esme a cenar tacos, tomar cheve y seguir con la noche de estudio. Reí mucho esa noche, aunque en el fondo sentía mucha ansiedad y miedo por el examen que tendría que presentar la mañana siguiente.

Todas las horas de estudio valieron la pena. Saqué un 80 en el examen, salvando mi promedio final de la materia. Mi promedio general de 90 parece estar semi-asegurado, pero no podré respirar tranquila hasta que le mande a CONACYT mi reporte de desempeño al final del semestre.

Ya falta menos, though. El miércoles es el último día de clases y el jueves es mi examen final de estadística. Y ya estoy mentalizandome desde ahorita para dar lo mejor de mi. Procuraré subir mi promedio un poco más, pero no volveré a malpasarme como lo hice esta semana. La ansiedad, falta de sueño, horas y horas sin comer (en serio, literal se me olvidaba que tenía que comer y pasaba toda la tarde sin probar bocado)... todos estos factores creo que me han afectado más de lo que gusta reconocer. Tengo que cuidarme un poco más. Tengo que ser más paciente conmigo.

El problema es que... simplemente siento que no estoy dando lo suficiente, y es una sensación horrible. No quiero decepcionar a todas las personas que han creído en mi o mis capacidades. No quiero defraudar a nadie. Y sobre todas las cosas, no quiero perder esta maravillosa oportunidad que se me ha dado, porque sé que si logro llegar hasta el final... podré ayudar a muchas personas a educarse y a crear cosas nuevas.

Me apasiona ayudar a los demás, especialmente cuando se trata de proyectos creativos. Quiero simplificar y transmitir las cosas de una forma sencilla y agradable para otros. Motivar a las personas a crear y compartir con el mundo sus talentos. Eso...! Eso me apasiona, me motiva, es mi pequeño motor de inspiración.

Pero para lograr eso, tengo que aprender. Educarme, reconocer mis áreas de oportunidad y superar las dificultades que se van presentando en mi camino. Y sé que tengo todas las capacidades para hacerlo, pero aún así...

Aún así, tengo mucho miedo. Porque no he estado bien ya desde hace tiempo y sólo puedo sentir que todos mis esfuerzos equivalen a nada cuando mi propio animo se ve derrotado por pensamientos oscuros que a veces me sobrepasan y me limitan.

Es estúpido. Realmente sé que no vale la pena seguir sufriendo por cosas que ya fueron. Por palabras que no tuve el valor de decir cuando era el momento de decirlas. Por haber depositado mi confianza en personas que al final del día sólo me terminaron probando por medio de sus actos que realmente... que realmente fue un error haber confiado en ellos.

Pero aunque sé que todo eso está en el pasado, sigo trayendolo a mi presente. Sigo experimentando todos los días el dolor y la confusión de porqué las cosas resultaron como lo hicieron. Cada día, me hago prisionera del pasado al seguir dandole valor o un rol a personas que probablemente sería más saludable (al menos por ahora) sacar de mi vida... al menos en lo que realmente dejo ir todo y puedo enfrentarme al pasado como un viejo amigo que no me inmuta ni me duele.

Lo he hecho antes, eso de dejar ir.
Eso de perdonar sin realmente esperar a ver si la persona en cuestión sigue en tu vida o no, por su propia voluntad. Sé que tengo la capacidad de perdonar, de devolverle al otro la libertad de no cargar con el dolor que me ha ocasionado, o con las decepciones que sentí por su traición o sus desplantes.

He aprendido (a la mala) que no todo mundo puede estar ahí como yo he estado.
He aprendido que hay personas que no toman en consideración como hacen sentir al otro antes de actuar.
He aprendido que algunos que te prometen que siempre estarán ahí, a veces pueden darse el lujo de darte la espalda cuando estás pasando por tu noche más oscura. Cuando estás más vulnerable. Cuando realmente más necesitabas de su apoyo o de su cariño.

Yo no entiendo que he hecho para experimentar tanto dolor cuando lo único que he procurado es hablar las cosas de frente y ofrecer lo mejor de mi, siempre. Jamás en mi vida he actuado con intenciones de hacerle daño a alguien, mucho menos a alguien a quien quiero. No entiendo porqué siempre me toca enfrentar escenarios donde me siento desvalorada, desechable, poco escuchada y definitivamente, para nada tomada en consideración.

Es un patrón extraño, porque al final termina siendo la misma historia una y otra vez. Deposito mi confianza, entrego mi corazón, abro la puerta a que conozcan todo de mi, incluyendo mis miedos, mi lado oscuro, mis áreas de oportunidad...
y nunca, nadie, ha decidido quedarse.

Nunca nadie ha decidido crecer conmigo. Sanar conmigo.
Madurar comigo.

No sé qué he hecho mal o porqué sigo buscando afecto afuera cuando la primera que tiene que reconocer que mi compañía es valiosa, debería ser yo. Tengo que admitir, aunque tengo muchos defectos y muchas áreas de oportunidad, al menos tengo claro que lo que quiero compartir es amor, no dolor.

Nunca he querido hacerle daño a nadie. Estoy en pleno proceso de aprendizaje y aceptación.
Quizá he lastimado o decepcionado a personas, y lo seguiré haciendo. Soy humana, después de todo.

Pero ya me cansé de seguir tormentandome por cosas que ahora me doy cuenta, realmente no fueron mi culpa para empezar.
Sé quien soy. Sé quien quiero ser.

Y nunca me voy a arrepentir de haberme dado la oportunidad de confiar y de amar, aunque al final terminara pasando por una ola constante de incertidumbre, inseguridades y dolor. Al menos sé que me he dado la oportunidad de sentir.

Y no, no tengo claro porqué escribo estas palabras o cuál es el punto de tocar este lado oscuro de mi alma que sigue pesandome aunque he intentado seguir adelante con la frente en alto, como si nada estuviera mal. Pero creo que quizá, en lo más profundo de mi, existen palabras que nunca pude escribir, que nunca pude compartir, que nunca pude expresar....

Y esas palabras me hacen daño. Son censuras, pequeños alfileres que viven dentro de mi y que me duelen con cada paso que doy.
Estas palabras, tan guardadas en mi y tan insignificantes ahora que el tiempo ha pasado y que no tengo con quién compartirlas...
Estas palabras son las que hoy surgen, y ya me cansé de esconderlas.

Así que aquí va lo que tengo que decir:

Es lamentable ver que alguien que pretende tener todo bajo control ni siquiera sabe qué es lo que quiere realmente.

Es deplorable que se pudieran romper tantas promesas, y que aún así tuvieras el descaro de hacer nuevas.
Todo para volverlas a romper.

Es estúpido que asuman lo que siento o pienso, cuando ni siquiera se han dado el tiempo de preguntarme.

Asumir que estaré bien sólo porque soy "fuerte" es una reverenda pendejada.

Soy un ser humano. Tengo límites. Soy imperfecta, torpe, insegura y sensible. Tengo mil áreas de oportunidad, mil sueños frustrados, mil dolores que he callado para no ser una molestia para los demás.

Es cansado sonreír o pretender que todo está bien cuando por dentro aún hay tantas preguntas y dolores inconclusos.

Tantas despedidas que no pude decir porque las personas fueron arrebatadas de la vida de un segundo a otro.

Es doloroso tener que sentarme a escribir esto sin tener idea de si realmente tiene sentido llegar tan al fondo de mi, pues me conozco.

Intentaré calmarme, me enfocaré en algo más. Planearé proyectos creativos, quizá hasta un cuento corto para la entrada de mañana. Arroparé a mi gato o me pondré a tararear canciones de cuna. Todo para intentar mitigar el dolor y el sentimiento de traición, de tristeza, de soledad que me carcome por dentro.

No se puede reparar lo que se rompió, pues aunque existiera el pegamento mágico para hacerlo... ya no quiero ese vaso.
Ya me cansé de luchar y de perseguir personas que simplemente no quieren estar.

Pero aún así, ahí estaré, día y noche.
Usando mis palabras como mi escudo, usando mis buenos deseos como mi forma de intentar lidiar con el dolor. Intentando traer al mundo un poquito más de luz, un poquito más de alegría, un poquito más de creatividad, con cada acto, palabra o sentimiento que decida compartir con el mundo.

Y quizá algún día, alguien pueda verlo.
Y quizá algún día, alguien sepa valorarlo.

Pero más allá de lo que haga o no haga (o inclusive cómo lo haga) quizá algún día, alguien, no importa quién sea, se dé el tiempo de verme, sentirme y aceptarme así como soy. Y decida que quizá, sólo quizá, necesito un abrazo. Necesito un poquito de apoyo. Necesito una pausa, una confirmación de que mi valor no depende de lo que haga, sino de lo que soy.

Sólo me gustaría algún día encontrar a alguien que me vea y que sepa decirme lo que yo no alcanzo a ver, porque cuando me miro al espejo sólo veo potencial desperdiciado por un corazón roto, pensamientos autodestructivos y una fuerte sed de conocimiento que no sabe de dónde sacar.
Estoy agotada.
Estoy lastimada.
Estoy triste, desanimada y muy desencantada con la vida en estos momentos.

Y sin embargo, son olas. Olas que pasan, que se despejan cuando me topo con una mariposa amarilla al salir de la oficina o cuando veo a dos personas abrazarse con cariño. Son olas que a veces me ahogan, me roban el aliento...y que luego desaparecen el momento en el que escucho la voz de mi mejor amiga, o recibo un mensajito deseandome un buen día.

No me entiendo. Vivo en dos mundos paralelos. Aunque por dentro aún me siento encadenada con el dolor que sé que tengo sanar, otra parte de mi sabe que vienen cosas maravillosas y que tengo mucho que ofrecer. Mucho por compartir. Sé que todas estas ideas creativas o detalles tontos (como el hecho de que soy muy feliz de que mi foca haya evolucionado y se vea un poquito más coqueta) los podré compartir y habrá personas a las que les interese, y otras a las que no.

Y no me debería importar si hay de uno o de lo otro.
Haré lo que vine a hacer, haya quién le ponga atención o no.
Esté alguien a mi lado o no.

Porque yo estoy conmigo. Y con eso basta.

Este proyecto de NaNoWriMo lo hago por mi, para mi. Con dedicatoria de amor y un fuerte deseo de sanación, inicié este proyecto sin tener idea alguna de qué terminaría siendo de el.
Y aún no lo sé.

Pero al menos el día de hoy, me di la oportunidad de escribir (aunque fueran cosas sin sentido) y eso es bueno. Al menos tengo claro que por más que me pese el corazón a veces, por más que me sienta insegura de mi futuro o mis capacidades (aunque otros parecen confiar de más en ellas...) siempre haré tiempo para escribir, para compartir, para desvariar.

Y eso me alegra, aunque sea poquito.
La verdad es que no quería escribir esto. No quería dejar por escrito evidencia de este estado vulnerable, torpe, triste y miserable.
Pero no quiero pretender. No quiero mentirme.

Quiero ser quien soy, y ahorita soy un absoluto desmadre.
Pero soy un desmadre en pleno proceso de recuperación, de superación y sanación.
Quizá en un año, cuando pueda reflexionar sobre estas palabras y enfrentarlas... pueda sonreír al ver todo lo que he crecido, todo lo que he madurado y lo muy bien acompañada que me encuentro.

No sé qué hacer. A veces me ahoga la duda y el dolor. A veces la ira o el resentimiento me envenenan.
Y ya no quiero eso en mi vida. Ya quiero dejar ir todo eso. Caminar ligera por la vida y ofrecer sólo lo mejor que puedo dar: amor.

Así que trabajaré más en mi. Trataré de ser más sincera conmigo.
Y entrenaré a mi foca con cariño y paciencia.

A eso me comprometo el día de hoy.
Buenas noches.

Wordcount: 22525

Tags:

Comments

( 1 comment — Leave a comment )
grey_fox40
Jan. 19th, 2017 02:00 am (UTC)
Where to start...
Al haber leído esta entry, y tener que resucitar parcialmente mi cuenta de LJ (no pienso publicar), me veo en la grandísima necesidad de comentarte algo (y va a ser un comentario largo)...

Por donde empiezo, ¿tus calificaciones? Siempre te he considerado aplicada y algo intensa, así que, sólo tranquila con eso, que estoy seguro que tus promedios salen de alguna manera porque salen, o bien, si andas intenseando, procura tener algo para masticar en el proceso. Ya sé que es doctorado y lo que quieras, pero estoy bastante seguro de ello. Por otra parte, ¿crees que no das lo suficiente de ti? Mujer, empezaste doctorado, cuando todo mundo (y estoy seguro de que te dije esto), habría empezado por la maestría primero, y si es tu motor, estoy bastante seguro de lo que dije antes: va a salir porque sale, te conozco lo suficiente para afirmarte eso.

Por otro lado, educarte para analizar tus miedos: nunca se dijo que en esta vida todo se aprende por libros o en simulaciones, en mas de una ocasión uno tiene que vivir cosas algo desagradables, incluso duras, para entenderlas primero (lo se, y me ha pasado). Confiar en personas traicioneras? Lo he hecho, y las suficientes veces como para sacarme de onda cada vez que lo vuelvo a hacer (y sé a qué clase de incidentes te refieres con esto, y por respeto no los mencionaré más). Y si, a veces el ser humano trae a colación recuerdos al presente y sufre por ello(lo se porque lo he hecho yo merengues), nunca se dijo que era fácil, pero es posible bloquear el dolor al menos (nuevamente, lo he hecho).

Efectivamente, y usando tus palabras (y prepárate porque no va a ser la última vez que use quotes en un comentario como este): "...no todo mundo puede estar ahí como yo he estado...; ...que algunos que te prometen que siempre estarán ahí, a veces pueden darse el lujo de darte la espalda cuando estás pasando por tu noche más oscura. Cuando estás más vulnerable. Cuando realmente más necesitabas de su apoyo o de su cariño". Igualmente, me ha tocado sufrir a la mala y de gratis, pero, ¿que hice? Tragarme algo de eso, reflexionar sobre lo que pasó, y seguir a pesar de ello, aprendiendo para otra ocasión (si, me ha fallado y a veces actúo como el mismo imbécil del principio, pero, qué se le puede hacer; la naturaleza humana no es infalible). ¿Es fácil? No. ¿Puede hacerse? Definitivamente.

En otro aspecto, en el que expones: "Deposito mi confianza, entrego mi corazón, abro la puerta a que conozcan todo de mi, incluyendo mis miedos, mi lado oscuro, mis áreas de oportunidad...y nunca, nadie, ha decidido quedarse." Entiendo perfectamente a qué te refieres porque lo he hecho, y hasta me atrevo a agregar: a mi jamás me han volteado a ver para darme una oportunidad de ver si puedo ser esa persona. Y de todo lo que he expuesto, creo que en mi caso, es el aspecto que más me ha costado tener que aceptar, la verdad. Sé que debo mejorar varias cosas, y aún así, dudo que haya un momento en el que esto cambie, pero, ¿qué crees? Ya decidí aceptarlo, no preocuparme por ello, y enfocarme en mi carrera profesional, sin perder el piso, claro.

Ahora, tu autocensura. Digamos que, si, es bastante duro aceptar que con algo que pudiste decir o no, sospeches que pudieses haber cambiado algo. Y en un sitio, leí que "uno no se apura por las veces que ha fallado, sino por las veces que no ha intentado algo", pero el tiempo es cruel y no se para. Y NO, no son "cosas sin sentido", con que pudieses expresarte de una forma es un gran avance (descubrí eso por ahí de 2010, cuando empecé a escribir yo por mi cuenta, si ves mis notas). Y apruebo que decidieras que harás lo que creas necesario, independientemente de quién esté.

Finally...¿crees que eres la única con un desmadre encima? I don't think so. So, sweetheart, don't fret to call me if you need a shoulder.
PS: Si me vas a reclamar el rant, búscame por FB: twit lo cierro de vez en cuanto y Snap lo desinstalo a ratos porque no suelo usarlo (y consume demasiado espacio)
( 1 comment — Leave a comment )

Profile

makeiri
25 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

August 2017
S M T W T F S
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow