?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

NaNoWriMo - Day 19

19 de noviembre de 2014

Mi Primera Experiencia Con Dinero

Cuando era pequeña, pensaba que  uno entraba a la tienda, tomaba lo que necesitaba y podía salir sin necesidad de dar nada a cambio.
Recuerdo perfectamente una ocasión en la que acompañé a mi mamá al Oxxo y me llevé unos chicles verdes que sabían a menta, de esos chicles que vienen en paquetes pequeños y que cuestan de uno a dos pesos.

Cuando mi mamá me vió con los chicles, me preguntó de dónde los había sacado y cuando le dije que del Oxxo, me dió una laaarga platica sobre cómo había hecho mal en llevarme los chicles sin haberlos pagado y .. bueno, fue así como aprendí que existía el dinero.

Poco tiempo después, entre al primer grado de primaria.

Mis padres no me daban dinero para la hora del recreo, mamá me preparaba un sandwich cada mañana. De hecho, creo que me llevaba una lonchera completa con bebida, comida y hasta un pequeño postre.
Pero muchos de mis compañeros iban a la tiendita de la escuela y se compraban cosas que olían delicioso y que se me antojaban mucho, pero que no podía comprarme porque no tenía "dinero".

Recuerdo en especial que vendían las MUY codiciadas sopas Maruchan.
Mi mamá no me dejaba comprar o comer de esas, decía que no eran buenas para mi salud y blabla... pero el olor, ver que eran noodles, ver a mis compañeros comerlas y poner cara de lo que estaban comiendo era muy rico... bueno, era una especie de deseo secreto el poder comer una Maruchan algún día. A comparación, mis sandwiches eran... aburridos.

Pero yo no tenía monedas o billetes.
No tenía cómo ir a la tiendita a comprarme lo que tanto anhelaba.
Así que me resigné.

HASTA QUE UN DIA....
Encontré una moneda de CINCO PESOS en el patio.

No puedo empezar a describir la emoción de encontrar lo que recordaría después como mi primer moneda en la historia de mi (aún corta) vida.
La cosa aquí es que... yo no sabía que una moneda de cinco pesos era menos que una diez. Tampoco tenía idea de que existían monedas de un peso, dos pesos... vaya! Hasta ignoraba por completo que había monedas que representaban centavos de un peso.

Para  mi, la lógica era la siguiente:

Moneda > Dinero > Tiendita > Maruchan

Así que por primera vez en mi vida, esperé que fuera la hora del recreo para ir a la tiendita de la escuela a comprar la que, según yo, sería la primera Maruchan de mi vida.
Las filas de la tiendita solían ser largas.
Pero poco me importó.
Tenía mi moneda, la fila avanzaba y ya me podía imaginar el olor a la deliciosa sopa maruchan que me iba a comer.

Vaya sorpresa cuando llego, pongo mi moneda en la mano de la señorita de la tienda, le pido la Maruchan con una sonrisa llena de expectativa y alegría.... todo para que me mire con lástima y me aclare que la Maruchan costaba SIETE pesos, no cinco.
Me quede parada,
No entendía.
Pesos? Siete? Cinco?

Yo le había dado dinero, no?
Y a mi me habían enseñado que si daba dinero, me iban a dar algo de comer.

No entendí lo que me acababa de decir, pero lo que sí comprendí fue que ese día no me iba a tocar probar la primera Maruchan que tanto anhelaba.
Me daba mucha pena estar deteniendo la fila, así que cuando me preguntó sí había algo más que quisiera comprar (creo que me alcanzaba para unas galletas o algo así) le dije que no, gracias... y me salí de la fila.
Mi sandwich se lo había regalado a un amigo porque yo ya me había sentido muy confiada de que podría comerme mi famosa sopa Maruchan, así que terminé sin comer en el recreo ese día.

No fue hasta un par de días después que reuní el valor para explicarle a mi mamá lo que me había pasado y entonces aprendí que el dinero tiene diferentes valores, al igual que las cosas.
Recordé toda esta historia porque hoy me encontré cinco pesos en el piso y de repente tuve un flashback a mi yo del pasado.
Pequeña Monse, si tan sólo hubieras sabido que algún día estarías viviendo en Japón de casi puras sopas Maruchan diarias... !
En fin.

Lo pasado, pasado.
Sólo quería escribir sobre esto para recordarme a mí misma que cuando le explique a mis futuros bodoques que existe el dinero und so, también es necesario explicarles de una vez que hay diferentes valores para cada moneda o billete que tengan.


El Guante Olvidado

En otras noticias. hoy vi un guante que se había quedado sólo en una mesa cerca de la biblioteca de la universidad.
Me detuve un par de momentos a ver el guante fijamente, lo cual sólo causó que algunas personas se me quedaran viendo con curiosidad.

Acaso soy la única que está triste por el pobre guante?
No sólo fue separado de su gemelo, sino que no está cumpliendo con su propósito de existencia: calentar la mano de su dueño.

Me quedé esperando a ver si alguien venía a recoger al pobre guante, pero todo mundo que pasaba por ahí seguía su marcha sin más.

Así que al final, decidí tomarle foto al guante olvidado y me prometí a mi misma que escribiría sobre él en mi NaNoWriMo de hoy, simplemente para rendirle un tributo.
el guante

Guante, no tuve el valor de volver a pasarme por ahí después de mi clase de Procesal Mercantil.
No tengo idea de si tu dueño regresó por ti, si alguien te llevó a LocaTec o... si sigues pacientemente esperando en esa mesa que alguien llegue por ti a reunirte con tu gemelo.
Pero quiero que sepas que pensé en ti, me acordé de ti y te ofrezco mi apoyo moral a pesar de que nuestros caminos probablemente no se vuelvan a cruzar.
Ve en paz, guante.
Ve en paz.

Mi Primer NaNoWriMo

Empecé a escribir mi primer NaNoWriMo cuando aún estaba en prepa.

Mi personaje principal se llamaba Hadirel.
Era uno de los hijos del árbol más antiguo del Bosque de las Sombras.

Hadirel tenía los ojos verdes, la piel morena y una personalidad muy extraña.
Al ser hijo de la tierra, era un elemental que usaba sus poderes para proteger al bosque, que era su hogar, su mundo y su todo.

Usaba un arco como arma, desconfiaba del fuego y le gustaba siempre tener la razón.

Hadirel se enamoraba de una chica que resultaba ser elemental del viento.
Ella tenía todo azul, desde los ojos hasta la piel.

Algo malo le pasaba a ella (spoiler alert: caía en un sueño profundo por exceso de contaminación en su sistema, poco a poco perdiendo el color azul de su piel y volviendose piedra poco a poco) y Hadirel embarcaba una aventura para encontrar alguna cura que lograra rescatarla.

Hadirel se despedía de su bosque, pidiendo permiso de su padre (el gran árbol) para ir en búsqueda de lo que se conocía como la "Perla Purificadora". Su padre le concedía el permiso para partir del bosque con la única condición de que fuera con alguien más.

Al final Hadirel era acompañado por su mejor amiga de la infancia, Lynne, una elemental de agua que le ayudaba a canalizar su magia y que, siendo agua, le nutría como el agua nutre a cualquier planta.

Lynne estaba enamorada de Hadirel, pero este de plano ni se daba cuenta (hasta el mero final, si!)

Y pues pasan miles de millones de aventuras y conflictos existenciales, donde se pone en duda el balance de los elementos, la razón del malestar de la madre naturaleza y hasta se cuestiona si EXISTE la famosa Perla.
Por la mitad de la aventura se encuentran con Krystel (no tuve mucho tiempo para pensar en nombres, no me juzguen o.ó) una chica hecha completamente de Cristal que no tiene memoria ni voz.

Y pues pasan muchas cositas y al final las cosas... se ponen un poco locas, sí.

El punto es que logré alcanzar la cuota de 50,000 palabras con esa historia, y aunque me sentí feliz cuando gané mi primer NaNoWriMo, dejé morir a mis personajes y su historia.
Originalmente tenía planeado hacer una revisión de mi novela el Diciembre, pero pasaron las fiestas, inició el año nuevo.. y el documento Word seguía sin ser abierto.

Eventualmente tuve que aceptar que había dejado morir ese proyecto.
No tenía la paciencia para releer lo que había escrito.

UNA vez intenté empezar desde el principio pero me frustré con mi propia redacción y volví a cerrar el documento, escondiendolo en alguna de las miles de carpetas que tengo en mi Dropbox.

Me siento un poco culpable con mis personajes, porque los dejé morir sin más.
A pesar de que su historia fuera imperfecta en MUCHOS aspectos, fue la primera aventura que tuve al escribir NaNoWriMo y hoy, por alguna razón, me dió un poco de nostalgia.
Así que Hadirel, Lynne, Krystel y Satya (así se llamaba la chica que era del elemento viento. Su nombre significa "veracidad") lamento mucho haberles abandonado por tantos años.

Espero algún día tener la paciencia para el menos reescribirles un final más justo.
Pasaron por mucho.
Yo lo sé más que nadie o.ó
Pero sí... quería dedicarles un par de palabras en mi NaNoWriMo de hoy, simplemente para hacerles saber que no me he olvidado completamente de ustedes y que tienen un lugar especial en mi corazón.

A veces me ha entrado la culpa, porque llego a pensar que fue por mi culpa que su historia nunca llegó a tener lectores.
De cierta forma, sentía que les había robado de la poca vida que les dí durante todo un mes.

Pero la verdad es que siguen viviendo en mi imaginación.
Y en mi corazón. (Aunque suene cursi)

Y fue gracias a ustedes que pude lograr mi primera meta de NaNoWriMo, así que gracias.
Espero ganar este año de nuevo, para ponerles en los agradecimientos finales.

Ya veremos cómo se van desarrollando las cosas de aquí en adelante, un paso a la vez.

Word Count: 1697
Total Word Count: 33248

Tags:

Profile

makeiri
26 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

January 2018
S M T W T F S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow