?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

NaNoWriMo - Day 11

11 de noviembre de 2014

Una Pizca de Misterio

Al fin, después de tanto, esta sería la noche.
La noche que muchos esperan y que otros meramente sueñan.
La noche que para algunos inspiró novelas de amor y para otros, películas con finales inciertos.

La noche que marca un antes y un después.
Una nueva etapa.
Un nuevo propósito.

Para ella y para él, esta sería la noche.
La noche en la que al fin sus caminos se encontrarían.
La primera vez que intercambiaran miradas, palabras, gestos y dudas.

Años habían deambulado por el mundo, buscandose sin saber que el otro existía.
Ella tímida y dulce, ojos cafés y piel tostada.
Él expresivo y juguetón, ojos negros que se llenaban con lágrimas con más facilidad de lo que uno podría imaginar.

El escenario no fue para nada romántico.
Pero cuando se trata de amor, poco importa el lugar.

Aunque el encuentro sucedió de noche, ese detalle desaparecería de la memoria de ambos con el tiempo.
El tiempo dejó de existir desde el momento en el que la primera conversación inició.

El tuvo la primera palabra.
Y la segunda.
Y la tercera.

El inició la conversación simplmente porque se encontraban atrapados en un escenario donde podían hablar o ignorarse.
Y a él le gustaba hablar.

Le gustaba hablar con conocidos y extraños.
Personas jovenes y personas mayores.
Hombres, mujeres, niños, abuelos...

Siempre le había gustado intercambiar palabras con quién la vida le pusiera al frente.
Cuando era niño, su abuelo (que fue quien le crió) le enseñó a escuchar.

Y estar atorado en un elevador, en plena oscuridad, le causaba un poco de incertidumbre.
Sólo sabía que había alguien más ahí con él porque podía escuchar la respiración de ella, pausada y lenta.

Inició la conversación para no sentirse solo.
Para saber que la otra persona que estaba ahí con él se encontraba bien.
Para ayudar a que el tiempo pasara con menos silencio innecesario.

Y cuando ella le contestó, sintió como si el piso se disolviera y de la nada se encontrara flotando.
Porque la voz que escuchó era clara y dulce, lo que él imaginaba sería el equivalente a una caja musical traducida en palabras humanas.

Sintió curiosidad. Quería saber más de ella.
Pero se encontraba con la incertidubre de no saber qué contestar a lo que ella le acaba de decir, porque al estar tan enfocado en su voz, poca atención le había prestado al contendio de su diálogo.

Ella por su parte sabía perfectamente con quién estaba hablando.
Cuando entró al elevador, había levantado la mirada de su libro los segundos suficientes cómo para notar sus ojos negros y su camisa azul marino.

No le había cautivado nada en particular de él y cuando el elevador se detuvo y las luces se apagaron, su principal molestía era que no había podido terminar el capítulo que estaba leyendo.

Había perdido su separador y le frustraba dejar su libro abierto cuando la oscuridad le imposibilitaba seguir con la lectura.

Estaba tan enfocada en su molestia que dió un ligero respingo cuando él le dirigió la palabra, iniciando una conversación que eventualmente ninguno querría que tuviera fin.

Aunque eventualmente su primer encuentro terminó, se prometieron seguir en contacto.

"Me da un poco de miedo. Siento que contigo puedo hablar de todo. No me había pasado esto con nadie."

"No te preocupes. No tenemos que hablar de todo. Me gusta que no pueda descifrar todo lo que piensas, todo lo que dices. A veces pienso que uno se encariña con lo que no comprende. Sigamos mantienendo esa pizca de misterio."

Sonrisas tímidas pero radientes, caminaron en direcciones opuestas una vez que la puerta se abrió.

Marcó una nueva pauta, un encuentro significativo.

Y aunque nunca más se hablarían cara a cara, aunque eventualmente él se mudaría tantas veces que las cartas de ella serían devueltas, aunque ella dejó de recibir postales un par de años después, aunque nunca más escucharon sus voces ni se tomaron de la mano... ese sería el encuentro que siempre narrarían cuando les preguntaran en reuniones por el encuentro más especial y extraño que hubieran experimentado.

Fue un reconocimiento que va más allá de palabras y que no necesita un final feliz, porque la posibilidad de un reencuentro sigue latente.

La duda de si volverán a encontrarse, el misterio que los mantiene unidos a pesar del tiempo.

~

Y entonces... para qué nos quisimos?

Si escuchar mi nombre te causa malestar...
Si recuerdos míos te hacen enfadar...
Si estás tan roto que ya no sientes nada...

Entonces para qué nos quisimos?
Para qué nos encontramos?
Porqué será que nuestras miradas se cruzaron?

Porqué querernos si al final ibas a sufrir?
Porque insisto en quererte a pesar de luchar vivir sin ti?

Me dejas con más dudas que respuestas.
Me enfrian tus silencios y tu despedida eterna.

Más allá de la puerta llamada Muerte te escondes entre cristales que reflejan todo ser viviente.
Te marchaste sin despedirte, con una conversación pendiente.

Y yo sigo con duda.
Sigo con tristeza.
Llamando tu nombre con la esperanza de que algún día se me olvide cómo se prenuncia.

~

Más Que Cualquier Despedida

Te voy a poner las cosas muy claras, para que no haya duda ni razón.
Esto que escribo tiene tu nombre en cada letra, cada sílaba, cada palabra, cada oración.
Me enfadan tus prejuicios, tus miedos, tu enojo y tu adiós.
Me entristece verte tan frio, tan lejos, tan solo y sin perdón.

Confié en ti más que en nadie por años.
Abrí la puerta a mi corazón.
Luché por enamorarme, pero simplemente no funcionó.

Te amaba, eso no es algo que se pueda dudar.
Pero mi cuerpo no buscaba tu tacto, simplemente no te podía desear.
Tus chistes, confesiones... tu mente me encantaba!
Pero debo ser sincera y admitir que nada más de ti anhelaba.

Y agradezco a los cielos que haya sido así.
Porque de haberme enamorado de alguien tan posesivo,
probablemente hubiera muerto sin historia, sin vuelo, sin libertad ni fin.

Celoso, posesivo, vigilante y "protector".
Características que muchas buscan, pero en mi causan repulsión.

No me equivoque cuando supose que había fecha de expiración.
Mil veces te lo dije y me aseguraste que no era el caso entre los dos.
Amar es mantener la promesa a pesar de todo, y eso planeo hacer.
Seré feliz, seré plena, seré quién yo quiera ser.

Te mantengo presente en el pasado, un olvido que me dejó una valiosa lección.
Que ninguna despedida es eterna.
Y que el adiós es sólo una ilusión.

~

Si Quieres Que Te Busque


Si quieres que te busque, dímelo.
Si quieres que te hable, dame la oportunidad de hacerlo.
Si quieres despedirte, avísame con tiempo.
Si quieres que te ame, simplemente sigue existiendo.

Pero no esperes que sepa lo que no me dices.
No asumas que puedo leer tu mente sin más.
No pienses que tengo los pies en la tierra, porque en más de una ocasión me has visto volar.
No esperes que te busque si no te quieres dejar encontrar.

~

Para Quien Quiera Que Seas

Anhelar amar es humano.
Se necesita el amor para vivir.
El amor, pienso yo, es vida en sí.

No tiene nada de malo querer un poco de cariño.
No tiene nada de malo abrir el corazón.

A veces las cosas no resultan como quisimos.
Pero de algo que uno nunca debe arrepentirse es de haber sentido amor.

~

Sobre Hoy

Haciendo a un lado mis cuentos con finales inseguros, mis escritos sin pies ni cabeza, mis poemas altisonantes y mis indirectas muy directas...

Hoy vi mariposas monarca volar al lado de mi ventana.
Y fue muy hermoso.

Decidí tomarlo como una señal, porque soy la clase de persona que busca magia en cualquier detalle que se presenta en el día a día.

Y recordé la primera novela que escribí en la historia de mi corta vida.

"Las Mariposas Verdes" se llamaba.

Era una recolección de todos los momentos bonitos que compartí con mis amigas de primaria.
Había escrito ese librito como un gesto de despedida, porque ya nos ibamos a graduar y yo me iba a mudar a otro continente.

Lo único triste es que el libro se lo quedó alguna de mis amigas y ya no lo pude recuperar.
Pero recordar que alguna vez existió me hizo sentir calorcito en mi corazón.

Definitivamente esto de escribir ha sido algo que me ha ayudado desde que era pequeña.

No me gusta escribir sobre despedidas, principalmente porque me niego a creer en ellas.
Al final todos tenemos que hacer paz con todo porque volveremos al origen de reconocer que nunca hemos sido entes diferentes.

Vivo firmemente con la creencia de que no hay pelea eterna, que no hay un adiós definitivo.

Aunque a veces me enredo en mis propios dramas y dudas, mi brújula sigue enseñandome un camino donde toda tristeza es pasajera y todo miedo una ilusión.

Tengo tarea que terminar y una platica pendiente, así que aquí termino mi entrada de hoy.


Word Count: 1504
Total Word Count: 21259

Posdata:

Mañana es miércoles de Happy Panda.

My body is ready.

Happy Panda

Tags:

Comments

( 1 comment — Leave a comment )
(Anonymous)
Nov. 12th, 2014 01:49 am (UTC)
Amazing
Difícil creer que la misma autora, relatora de lo cotidiano sin barniz, de lo "periodístico" a nivel personal, de pronto extiende sus alas no de paloma mensajera, sino de verdadera ave Roc...
fluye la prosa como en verso, canta la lira como una tórtola, vuela la estética como una saeta...inspirador...muy delicado...muy bonito.
Enhorabuena Savitri. Hoy, más que palabras en mi comentario, dejo solo una percepción: biutiful.
Yours truly,
Pólox, hijo de Júpiter
( 1 comment — Leave a comment )

Profile

makeiri
26 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

September 2017
S M T W T F S
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Page Summary

Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow