?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Buscando lo que tenía

Desde mi pequeña crisis existencial del jueves, he pasado horas encerrada en mi cuarto meditando, escuchando música o simplemente descansando.

Ahora me doy cuenta del nivel de cansancio que estaba cargando, de lo mal que había estado durmiendo y comiendo desde que empezaron los examenes... (y también, mi viaje a recoger a Gato Google el fin de semana pasado me dejó bastante agotada) y un sin fin de detalles más que sólo eran el reflejo de lo poco que estaba cuidando de mi.

Mi cuarto se había vuelto el Santuario del Polvo y del Desorden.
Mi cama no había sido propiamente tendida en días...
Y yo, en medio de todo este desorden y confusión, me di cuenta que no estaba cuidando de mi misma.

Estaba TAN enfocada en cumplir con expectativas de los demás, TAN preocupada en lograr metas en jueguitos (Nozomiiii) o memorizar articulos del Código de Comercio que no había estado comiendo a mis horas, a veces pasaba el día sin tomar más de dos vasos de agua y simplemente no dormía lo suficiente.

No me sorprende que me haya empezado a sentir enferma. Y no me refiero a una enfermedad pasajera como un resfriado. Me sentía agotada, adolorida, inconforme con mi cuerpo y su estado débil ante el estrés y mis preocupaciones.

Como si las cosas no estuvieran suficientemente caoticas en mi cabeza, más dramas personales empezaron a surgir y lo único que quería, lo único que realmente necesitaba, era un tiempo fuera.

Y es por eso que ayer, después de mi examen de Contratos Civiles, llegué a casa y caí en un sueño profundo que no recuerdo con claridad y que no tengo idea de cómo pude soportar sin haber desayunado siquiera. Dormí por horas, perdida en un mar de sentimientos e ideas que me dejaron en un estado de alerta cuando desperté.

Y fue en ese momento que decidí que quería hacer cosas que me trajeran alegría. Quería volver a conectarme con mi lado creativo y simple, esa parte de mi que me agrada mucho pero que últimamente sentía que se estaba apagando lentamente.

Así que tan sólo desperté, grabe un video.

Es extraño como suena eso escrito, pero puedo decir con toda sinceridad que eso me puso de buenas.

Me puse a editar videos viejos que grabé mientras estuve en Japón, uno de ellos siendo cuando usé por primera vez una de esas pastillas simpáticas burbujeantes para la tina. Me reí ante mis ocurrencias y expresiones.

Las capsulas del tiempo que grabo siempre han sido un proyecto personal, pero al leer los comentarios que me han dejado en mis videos me doy cuenta que a veces (sólo a veces) otras personas pueden sacar una sonrisa o dos al ver mis aventuras (por ejemplo, cuando tuve que luchar contra una mantis para poder ir a Don Quijote por última vez hace ya más de un mes).

Volví a ver mis videos pasados y me reí de mis ocurrencias, especialmente cuando me puse mi pijama de oso por primera vez.

No sé como explicarlo. Fue una chispa extraña que  me motivó a grabar un nuevo video, esta vez invitando a las personas que se tomaran el tiempo de verlo a hacerme preguntas que contestaré en un futuro.

Hay muchas personitas que tienen dudas sobre Japón. Yo recuerdo cuando me encontré en esa posición, y si hubiera habido ALGUIEN que se tomara el tiempo para poder contestar mis dudas habría significado mucho para mi.

Es por eso que me he propuesto contestar la mayor cantidad de preguntas que pueda, grabar un poco más seguido, seguir revisando en mis archivos los videos que estuve grabando allá y que nunca terminé de editar por una u otra razón.

Además de eso, procuraré cuidar un poco más de mi, ser un poco más organizada y cariñosa conmigo misma.

Después de editar mi video ayer, por ejemplo, me di el lujo de invitarnos a mi hermana y a mi unos ricos tacos al pastor (con doble salsa, mmmm) y unas cervecitas para acabar un poco con la tensión de una semana de examenes.

Además de eso, jugué un poco de 3DS y platiqué con ella sobre mis propósitos nuevos y mis ideas para futuros videos. Mi hermana sonrió alegre, diciendo que ella me apoyaba en lo que necesitara porque sabía que me ponía de buen humor grabar videos y eso le daba gusto.

Una parte de mi se siente segura que ella percibió mi tristeza... y al verme de nuevo positiva y motivada le dió gusto.

A veces no se necesitan palabras para saber que alguien está al pendiente de ti, esperando que encuentres de nuevo ese brillo que te pertenece.

Pues bien, aún hay muchas cosas que tengo que trabajar... (y aún me falta desenpolvar un poco mi cuarto)
Pero me siento un poco más tranquila, un poco más enfocada.

Un poco más segura de que lo que necesitaba siempre ha estado dentro de mi.
Y ya va siendo hora de que me dé un clavado adentro y comparta con los demás mis descubrimientos, paso a paso.

M

Profile

makeiri
25 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

August 2017
S M T W T F S
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow