?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Reflexiones, Familia y Abrazos

Ya llevo más de dos meses viviendo sola. Es algo un poco difícil de procesar, ya que el tiempo ha pasado bastante rápido.
Ha sido una experiencia interesante y enriquecedora en muchos aspectos. Antes de venir a Japón, pasé unas lindas vacaciones en la ciudad de México junto con mi familia. Fue una reunión épica. Todos los primos tuvimos oportunidad de molestarnos a gusto, la comida era exquisita y me apapacharon muchísimo para que sanara antes de mi gran viaje.
Aunque amo a mi familia con pasión y locura, he de admitir que me cansaba un poco estar rodeada de tantas personas todo el tiempo.

En Monterrey, Marina y yo vivíamos tranquilamente en un pequeño departamento cerca de la universidad y nos dábamos nuestro respectivo espacio.
Aunque Marina es organizada, limpia y una excelente cocinera, he de admitir que yo no era la mejor roomie del mundo.
Canto sin vergüenza cuando me baño, me gusta escuchar música de Miyano en loop infinito (que no tiene nada de malo, pero estoy bastante segura que Marina se aburre de escucharme cantar una y otra vez la misma canción sin parar) y... no soy fan de lavar platos. Pero ese no es el punto. El punto es que Marina y yo estabamos acostumbradas a tener que lidiar únicamente con nuestra respectiva hermana y todo era paz y tranquilidad casi siempre en nuestro humilde hogar. (Excepto cuando me ponía a ver mi DVD del concierto de Miyano Mamoru. Ahí sí admito que mis niveles de fangirl pasaban a ser ruidosos y preocupantes)

Aun así, pasar de sólo vivir con Marina a estar rodeada por mis 3 primos hyper activos y deportistas de Cancún, mi prima lectora Alpha y la adorable (y algo exigente) Dora... fue toda una experiencia.
Agreguemos a todos los tíos y tías (y sus respectivas parejas) a la ecuación y pues... era un caos. Pero era un buen tipo de caos. Era familia. Mi abuelita, mujer sabia que es pilar para cada uno de sus descendientes, nos dio la bienvenida a su hogar con paciencia, dulzura y excelente comida.

En diciembre fui abrazada, molestada, consentida y trolleada hasta mi límite.
"Excelente!" llegué a pensar "He recibido mi buena dosis de amor y bromas familiares. Estoy lista para ir a vivir sola en un mini cuartito en Japón."

Y eso hice.

Cuando llegué aún no iniciaban clases y me dediqué los primeros días a acostumbrarme al cambio de horario (15 horas!) y conocer un poco mis alrededores.  Casi no interactuaba con otras personas (aunque no sé si darle las gracias a las personas que me cobraban en el súper cuenta realmente como interacción) y había mucho silencio en mi pequeño cuartito. (Principalmente porque no quería darle la impresión a mis vecinos de que iba a poner música de manera desconsiderada o ruidosa)

3 semanas después, extrañaba que mi tía Paty llegará a jalarme el pelo para disque "peinarme" o que Zigeel me aplastará con uno de sus súper abrazos. Creo que mi primer abrazo en Japón fue de parte de Heri (mi hermosa amiga de Corea que se ha vuelto de mis personas favoritas en este universo) y fue a mi cuarta o quinta semana en Japón.

Recibir un abrazo no es algo muy común entre amistades aquí en Japón. Al menos no al principio. Ahora puedo llegar a abrazar a mis amigas cuando realmente me empiezo a sentir un poco necesitada de cariño o apapacho, pero es una confianza que tomo hasta dos meses poder sentir. Me di cuenta que culturamente, yo estoy mucho más acostumbrada a dar o recibir abrazos y besos de saludo que 70% del resto de la humanidad. (No es por nada, pero algunos europeos son bastante frios. Jum)

Y en México dicen que soy cariñosa (en toda la cuestión de abrazos y eso) entonces creo que también soy una persona que busca demostrar y sentir afecto de esa manera constantemente. También soy una persona parlanchina por naturaleza. Las personas que me conocen en persona o me siguen en Twitter lo saben mejor que nadie.

No diría que soy infeliz viviendo por mi cuenta, pero a veces sí extraño poder ir a mostrarle a Marina un video épico que encontré o cosas por el estilo. Algo de lo que soy orgullosa es que he aprendido a ser más organizada y realmente soy feliz con mi propia compañía. Pasar mucho tiempo sola me ayuda a pasar más tiempo en meditación, escribiendo (como en estos momentos) o simplemente observarme y sentirme.

En fin. Toda esta entrada inició porque mi prima Yanel me mandó un video que ella editó sobre nuestras vacaciones en diciembre. Ver las fotos de mi familia, ver la carita de Dora llena de chocolate, recordar la noche que bailamos canciones viejas mientras nos grabábamos entre nosotros...

Mis ojos se llenaron de lágrimas y no pude evitar sonreír. Sentí como si de nuevo hubieran rellenado mi dosis de cariño familiar y me dio la sensación de que mi prima me estaba mandando un abrazo invisible por medio de su pequeña sorpresa.

Llevo más de dos meses viviendo por mi cuenta en un pequeño cuartito en Tokio. Pero no me siento sola.
Me siento feliz, bendecida, alegre y emocionada. Y recordar de nuevo lo maravillosa, épica, simpática y amorosa que es mi familia me da fuerzas para seguir disfrutando esta experiencia al cien.

Gracias Yunis. Me gustó tu video. Esto de editar videos seguro es cosa de familia.

M

Profile

makeiri
25 años. Soñadora. Creativa. Parlanchina.
Twitter

Latest Month

August 2017
S M T W T F S
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow